Gobierno Federal
07_clara_elena_laborin_080620_km.jpg
Foto: Sipse

Esposa de Beltrán Leyva fue Miss Sonora, heredó 'negocio' 'la Señora'

Lun 08 Junio 2020 14:56

Clara Elena Laborín Archuleta, quien fuera Miss Sonora, se convirtió más tarde en la esposa de Héctor Beltrán Leyva, “el H”, uno de los líderes del cártel con el mismo nombre; tuvo que encargarse de la organización criminal tras su detención en 2014.

De acuerdo con Infobae, Clara Elena pasó a ser conocida entonces como "la Señora" u "Osiris", quien en 2009 fue incluida en por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como presunta lavadora de dinero del Cártel de los Beltrán Leyva.

El 13 de abril de 2010, un grupo armado presuntamente la secuestró afuera de una casa en construcción, en Hermosillo, Sonora y 13 días después la dejaron tirada, atada de pies y manos y con los ojos cubiertos, cerca de la Universidad del estado, acompañada de un narcomensaje.

Cuatro años después, empezó la historia de "la Señora", ya que la exreina no solo evitó la fragmentación del cártel, sino también logró mantener importantes plazas en los estados de Guerrero, Morelos, Chiapas, Querétaro, Sinaloa, Jalisco, Quintana Roo, Tamaulipas, Nuevo León y el Estado de México.

Según el perfil de la organización en Insight Crime, afianzó alianzas con los cárteles de Los Zetas, Juárez y Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Más tarde llegó a convertirse en uno de los objetivos prioritarios en el estado de Guerrero, donde se le responsabilizó por la violencia en Acapulco entre 2014 y 2016, cuando le disputaba la plaza al Cártel Independiente de Acapulco, que denunció su presencia a través de narcomantas.

Laborín Archuleta fue detenida el 15 de septiembre del 2016, en Hermosillo, Sonora, en un operativo conjunto entre la extinta Policía Federal y la entonces Procuraduría General de la República (PGR). Cayó con posesión de clorhidrato de cocaína y básculas grameras.

Este hecho marcó el fin a la imagen de poder y territorio que mantuvo el Cártel de los Beltrán Leyva, que después de la fragmentación con el Cártel de Sinaloa, liderado entonces, por Joaquín “el Chapo” Guzmán, se posicionó como una de las organizaciones criminales más sanguinarias del país.

Mencho, Marro y Lunares: jefes de narco y huachicol por caída de Chapo