Gobierno Federal
trump_trudeau_1200_notas6310818.jpg
Foto: Wikimedia Commons EUA sin acuerdo con Canadá, ¿México pierde o gana para el TLCAN?
Vie 31 Agosto 2018 19:49

La negociación para cerrar una nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entró a uno de los escenarios tortuosos y grises que pocos podrían haber anticipado. Con México hay el principio de un acuerdo, del cual hay varias críticas, pero con Canadá las negociaciones se miran “entrampadas”; pese a ello Donald Trump confía en tener un Congreso a modo por lo que inició el trámite. Con ello se pone en claro riesgo los planes de que Enrique Peña Nieto lo firme antes del 1 de diciembre y Andrés Manuel López Obrador “tenga planchado” el tema al tomar posesión.

Este 1 de septiembre se declaró como la fecha límite para que se pudiera hablar de un acuerdo trilateral y la parte estadounidense iniciara su proceso de validación y aprobación; a su vez iniciaba la cuenta regresiva para que fuera el propio presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien podría firmarlo antes de entregar el poder a su sucesor Andrés Manuel López Obrador. El tabasqueño aspira a ya no tener el asunto en su agenda prioritaria.

Pues sí ocurrió pero a la vez no, lo que no deja de poner cierta tensión entre diversos analistas y expertos. La oficina de la Representación Comercial de Estados Unidos señaló que Trump informará al Congreso de su país que impulsará el acuerdo con México y Canadá, si este último desea continuar. Esto es, que el magnate ya echó a andar su proceso, sabiendo que puede “forzar” a su favor la negociación con Canadá.

México reaccionó apenas con un comunicado para enmendar que ya tiene “cubierto” su proceso con los negociadores estadounidenses. “La notificación enviada por EUA, representa un paso adelante en la formalización de los entendimientos alcanzados entre México y EUA en relación con el TLCAN”. Lo limitado del documento revela la sorpresa con lo que se recibe el movimiento estadounidense y el desencanto que genera.


Por lo pronto  las noticias que surgen de las negociaciones entre estadounidenses y canadienses son de un limitado optimismo o una incipiente preocupación, según se vea; todo queda para la siguiente semana lo que no es tan conveniente para la causa mexicana.

A final de cuentas, México queda expectante ante el “juego de vencidas” que Trump tiene con Trudeau, cuyo gobierno ya puso su única condición: buscar un acuerdo que sea benéfico para su pueblo, nada más pero nada menos. ¿Y si no hay acuerdo EUA-Canadá? ¿apostar al acuerdo bilateral, tal y como lo llegó a plantear el propio mandatario estadounidense al no soportar “la monserga” del multilateralismo? son cuestionamientos que cada día que pase en las negociaciones se harán más pertinentes y más pesados de resolver. Peña Nieto tiene cada vez más escaso margen de maniobra y el tiempo se le reduce para firmar; López Obrador a la espera sin mayor injerencia.


De poco sirve ahora saber que el gobierno mexicano puede respirar al sobrevivir y negociar con el presidente Trump, luego de ceder en varios aspectos, o que logró un Acuerdo Comercial con suficientes ventajas; se vivirá en la zozobra de que Canadá sea tan soberano, o más aún, y al decir no, México pierde buena parte de lo alcanzado. Mientras Trump se frota las manos por dos acuerdos bilaterales.

Aislar a Canadá, vía que optaron México y EUA para TLCAN