Gobierno Federal
marihuana_opiniones_notas12260118.jpg

Fox, Calderón y EPN buscaron cambiar política de drogas al salir

Vie 26 Enero 2018 21:10

El planteamiento de Enrique de la Madrid para legalizar la marihuana, en ciertas áreas, es el más reciente episodio de una idea que ha flotado entre los gobiernos mexicanos de los últimos 18 años. Vicente Fox, Felipe Calderón y el propio Enrique Peña Nieto han puesto en la agenda pública y del Congreso iniciativas que pretendieron abrir la brecha en el tema. De acuerdo a las circunstancias, esos esfuerzos han fracasado o se han vuelto una realidad.

Lo más significativo es que cada uno de esos procesos han ocurrido en la segunda parte de cada sexenio o en su tramo final, siendo una especie de legado para la siguiente administración o un escalón más para lo que parece una tendencia legal, política y social irreversible, sobre todo a partir de lo que ocurre en Estados Unidos.


Fox y su intento fallido

En mayo de 2006, el entonces presidente Vicente Fox vetó la iniciativa que ya habían aprobado ambas cámaras del  Congreso un proyecto de ley que permitía la posesión de hasta cinco gramos de marihuana, cinco gramos de opio, 25 miligramos de heroína o 500 miligramos de cocaína. Al mismo tiempo incrementaba de manera considerable las sentencias para quienes fueran capturados con grandes cantidades de drogas ilícitas

Un breve rastreo hemerográfico ubica que había una clara preocupación por parte del gobierno de los Estados Unidos de que leyes más relajadas en el país vecino desatarían una nueva ola de turismo relacionado al consumo de sustancias. La portavoz de la embajada en México, Judith Bryan, dijo en su momento que querían dejar en claro que quien que fuera hallado en posesión de cualquier cantidad de drogas ilegales en México sería procesado o enviado a un programa de tratamiento obligatorio.


Calderón: la guerra y la ley

Felipe Calderón sí le dio seguimiento a esa iniciativa. En abril de 2009, en plena crisis por la influenza, el Senado aprobó la llamada “ley de narcomenudeo”; buscaba separar al consumidor del productor o vendedor de drogas. La autoridad debe exhortar en un principio al farmacodependiente a tomar un tratamiento de rehabilitación, pero en caso de reincidencia, el tratamiento sería obligatorio.

Además en septiembre de 2012, en su último discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), propuso a este organismo encabezar un debate internacional “serio” sobre los alcances y limitaciones de las políticas prohibicionistas de las drogas. Luego en noviembre, un mes antes de dejar el poder pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) un análisis completo de las implicaciones sociales, políticas y de salud que traería para sus países la legalización del consumo, producción y distribución de la marihuana.


EPN abre las puertas a la marihuana medicinal

Si hay un legado del presidente Peña Nieto en este rubro es haber impulsado el uso de la marihuana medicinal. Fue en abril de 2017 cuando la Cámara de Diputados aprobó las reformas a la Ley General de Salud y al Código Penal Federal, permitiendo así el uso medicinal de la cannabis y su cultivo con fines de investigación.

Gracias a la modificación del artículo 198, se podrá sembrar, cultivar y cosechar la marihuana para uso industrial de fármacos, siempre y cuando se cumpla con la normativa establecida para la producción. El proceso técnico aún está en marcha.


Zedillo, la postura sorprendente.

No debemos dejar de lado que desde 2011, expresidentes latinoamericanos, como el de Brasil, Fernando Henrique Cardoso; de Colombia, César Gaviria y de México, Ernesto Zedillo, se han pronunciado por la legalización de ciertas drogas.

Incluso en 2014, Zedillo insistía en esa postura junto con los exmandatarios Alan García, de Perú y Sebastián Piñera, de Chile. El periodista Joaquín López-Dóriga le cuestionó por qué cuando estuvo en el cargo no hizo más al respecto, a lo que el doctor le aseguró que él nunca había cambiado de opinión sobre el tema; refirió que en una visita a Washington en 1995 la columna de Jack Anderson en el Post, se tituló: “Bienvenido el presidente que quiere legalizar las drogas en el mundo”.

Sedena y Segob sin postura sobre legalización de marihuana