Gobierno Federal
el_gordo_may_lider_zetas_murio_covid_190520.jpg
Foto: TW @online_satelite

Gordo May: el sanguinario líder de Los Zetas que murió de COVID-19

Mar 19 Mayo 2020 11:29

Moisés Escamilla, mejor conocido como el Gordo May, fue uno de los 72 internos del penal de Puente Grande que resultó contagiado de coronavirus o COVID-19, y que finalmente murió. Se trata de uno de los jefes de plaza de Los Zetas y conocido como uno de los más violentos criminales del grupo.

Gordo May cumplía una pena de 37 años de prisión, por diversos crímenes, entre ellos, la decapitación de 12 personas y multihomicidio. El pasado 6 de mayo ingresó al área médica del reclusorio y apenas dos días después falleció.

De acuerdo con Unión Jalisco, Escamilla fue ingresado al Centro de Reinserción Social de Máxima Seguridad de Jalisco, tras ser encontrado culpable de delincuencia organizada, portación de armas de uso exclusivo del Ejército y narcotráfico.

Al Gordo May se le atribuye la distribución de cocaína en Cancún, tráfico de Centroamérica a través de barcos, el cobro de derecho de piso a comerciantes, vendedores de droga y traficantes de migrantes.

El criminal pertenecía a una célula denominada Zetas Vieja Escuela y fue detenido en 2008 en el fraccionamiento El Azul, en Cancún, Quintana Roo, donde fue encontrado con armas tipo fusil AK-47, un arma Pietro Beretta y dos granadas de fragmentación, hasta el pasado 8 de mayo de 2020, en que murió por COVID-19, llevaba 11 años y 5 meses en prisión; según reportó El Financiero.

Según reportes médicos, el Gordo May no padecía de ninguna enfermedad crónico degenerativa, pero sí sufría de sobrepeso a lo que se le podría atribuir su deceso.

narcos_detenidos_expresidentes_grafico280420

Chapo y reos de ADX Florence protegidos de COVID-19 por aislamiento