Huracanes y sismos dejan su huella en gobierno de EPN

Gobierno Federal

epn_desastres1200_notas6141118.jpg

Foto: Presidencia/Cuartoscuro

Político MX

Mié 14 Noviembre 2018 21:40

Como en pocos gobiernos, el de Enrique Peña Nieto tiene que ser recordado por una honda huella de desastres naturales a lo largo y ancho del país. Su administración puede dar testimonio de cómo el cambio climático trajo tormentas y huracanes con mayor poder destructivo. Como si eso no bastara, la naturaleza hizo una “coincidencia macabra” al generar un sismo justo al cumplirse 32 años de uno de los más relevantes en la historia moderna; de esa manera toda una nueva generación volvió a cobrar conciencia del verdadero sentido de la solidaridad.


No había apenas cumplido un año su gobierno, y en plenas fiestas patrias de septiembre de 2013, cuando los ciclones tropicales “Ingrid” y “Manuel” hicieron una auténtica “pinza” en el territorio: el saldo se puede concentrar en 312 personas muertas y daños económicos por 57 mil 387 millones de pesos.

Ese mismo año se percibieron los efectos dañinos del ciclón “Barry” que pegó en Veracruz; “Bárbara” en Chiapas e “Ivo” en Baja California. Las lluvias provocadas por estos dos ciclones ocasionaron un deslizamiento de tierra que sepultó la comunidad de La Pintada, en Atoyac de Álvarez, Guerrero, sin duda uno de los grandes desastres.


El propio presidente Peña Nieto en uno de los mensajes por su sexto Informe de Gobierno hizo un recuento en la materia, donde además de “Odile” en Baja California Sur, señaló de manera particular a “Patricia”, considerado en su momento como el huracán más poderoso a nivel mundial. “Afortunadamente (recalcó) no hubo pérdidas por los trabajos de prevención y el azote del fenómeno en una zona muy poco poblada”.


Sin duda Peña Nieto guardará para siempre en su memoria y lo que fue su labor como mandatario, el mes de septiembre de 2017.

Primero por el sismo del día 7 de magnitud 8.2 con epicentro en el golfo de Tehuantepec, a 137 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, Chiapas, y a 69.7 km de profundidad: se percibió en el centro y sureste de México, así como en Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice. Es el terremoto más fuerte en México desde el registrado en Jalisco-Colima de 1932. Los estados de Oaxaca y Chiapas vivieron los mayores daños; 98 muertos y miles de viviendas afectadas sobre todo en la zona del Istmo.


Doce días después, justo en los 32 años de los sismos que marcaron a la generación de 1985, un nuevo movimiento telúrico de magnitud 7.1 afectaba la zona centro del país, en particular Ciudad de México. La numeralia del desastre dimensiona mejor lo que esto significó:

- 369 personas murieron, 228 de ellas en la capital.

- Los damnificados ascendieron a 250, 000 personas.

- Se estima que 180, 731 viviendas sufrieron daños.

- El costo total de la reconstrucción se fijó en 48 mil millones de pesos.


El sexenio terminará y aún habrá zonas donde falta mucho por hacer para recomponer el patrimonio y la vida de miles de mexicanos; pese a ello el gobierno de Enrique Peña Nieto no carga con señalamientos como los que tuvo en su momento Miguel de la Madrid. Pocos países como México pueden dar muestras de resiliencia ante una cadena de desastres naturales de tal magnitud.

Te puede interesar:
AMLO planea destinar 45 mil mdp a reconstrucción por sismos

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado