Gobierno Federal
roberta1200_notas19110418.jpg

Jacobson y su legado oculto de cooperación México-EUA

Mié 11 Abril 2018 19:16

Prácticamente este es el último mes que tendremos a Roberta Jacobson como embajadora de Estados Unidos. Su virtual despedida transcurre a dos vías: por los canales diplomáticos correspondientes con las últimas reuniones oficiales, y por sus redes sociales, donde demuestra el gusto y la cercanía emocional con nuestro país. Lo que pocos saben es que gracias a ella la cooperación bilateral creció y se fortaleció en áreas que no son tan difundidas. Su legado sorprenderá a más de uno.

Quedó claro en las últimas semanas que Jacobson no figuraba como tal en la trama de las negociaciones entre el gobierno federal y la administración de Donald Trump; el momento más evidente ocurrió el 7 de marzo cuando el yerno del presidente estadounidense, Jared Kushner se reunió como asesor senior con el canciller Luis Videgaray y posteriormente con el presidente Enrique Peña Nieto. La embajadora simplemente no estuvo presente.


Pese a ello no hay distanciamiento ni ruptura, pues este martes 10 de abril se reunió con el subsecretario para América del Norte, Carlos Sada Solana, y el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Rafael Adrián Avante Juárez; la Cancillería subrayó que el tono de la reunión fue respetuoso y cordial, además de destacar la labor de la embajadora en favor de la relación bilateral.


Lo que pocos conocen, y apenas lo revelan algunos columnistas y especialistas, es que gracias a Roberta Jacobson se aceleró y consolidó el proyecto Documéntate (Get Documented!), en plena coordinación con la Secretaría de Gobernación. Se trata de lo siguiente:

- Un plan que busca dar doble nacionalidad a niños nacidos en EUA pero que ahora viven en México (ya sea porque su familia fue deportada o porque regresaron al país). 

- Se busca garantizar el pleno ejercicio de sus derechos y el acceso a la salud y la educación. 

- Con ello se les da la oportunidad a los menores de regresar de manera legal para estudiar y trabajar en el país donde nacieron, sin importar el estatus migratorio de sus padres.

- La embajada, con equipos de Segob, se acercó de manera directa a las comunidades, sobre todo en Oaxaca, Jalisco, Guanajuato, Michoacán y la línea fronteriza, donde hay muchos paisanos de regreso.

- Según los cálculos de la embajada estadounidense, serían alrededor de 600 mil menores los beneficiados.



Algunos prefieren quedarse con la imagen de la mujer estadounidense que “ama a México”; la que publica en sus cuentas de redes sociales mensajes emotivos, los cuales identifica con el hashtag #MiAmorXMéxico.


Roberta Jacobson, sin duda, una diplomática que supo transitar entre sus deberes institucionales y diplomáticos, y ser una figura cercana a la sociedad donde residió. Algo por demás “insoportable” para quien ahora maneja los destinos de la diplomacia estadounidense.

Jacobson se va de México y Trump prepara a su verdadero emisario