Gobierno Federal
jared_videgaray_notas17140717.jpg
Cuartoscuro

Kushner está en riesgo en EUA y Videgaray pone alertas en México

Vie 14 Julio 2017 20:32

La ‘tormenta política” que vive Jared Kushner, yerno del presidente estadounidense Donald Trump, enciende las alarmas entre politólogos, analistas y columnistas. Una eventual salida del círculo cercano de la Casa Blanca cancelaría la vía más directa que el canciller, Luis Videgaray tiene en Washington para impulsar la agenda del gobierno mexicano. Pero hay “sombrillas” que pueden minimizar los eventuales riesgos.

Kushner, consejero de Trump desde la campaña de 2016, enfrenta cuestionamientos luego de que su cuñado, Donald Trump Jr. divulgara los correos electrónicos donde se muestra la planeación de una reunión con una abogada rusa que ofrecía información de su gobierno contra Hillary Clinton, por posibles violaciones a la ley electoral y de conspiración.

Para muchos conocedores de la política estadounidense, Kushner debería tener ya un pie afuera del 1600 de Avenida Pensilvania en Washington, DC. O es cuestión de días. Por ello el escenario “más catastrofista” es que Videgaray (y México) pierde el único derecho de picaporte en la residencia presidencial. Ya no habría un contrapeso a la actitud beligerante hacia el vecino del sur, y voces extremistas como Steve Bannon prevalecerían en el oído del mandatario.


Esto, advierten los que respaldan esa visión, pone en alto riesgo los alcances de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la contención en la política migratoria así como para el proyecto del muro fronterizo.

La respuesta, y la otra vía que de alguna manera ha comenzado a construirse, es la ampliación de los canales de diálogo, comunicación y eventual influencia. No puede descartarse la importancia de las recientes visitas de otros funcionarios a nuestro país con la actitud de cooperación  y los compromisos mostrados en áreas no menos estratégicas.

Por un lado la presencia de John Kelly, secretario de Seguridad Interior, con los planteamientos ante Miguel Ángel Osorio Chong para intensificar y ampliar la lucha contra el crimen y el narcotráfico.


Esta semana recién concluida, no debe quedar relegado para la agenda prospectiva lo señalado por Rick Perry, secretario de Energía y su similar mexicano, Pedro Joaquín Coldwell, de llevar “ a otro nivel” la cooperación y la estrategia del sector en Norteamérica.


El panorama, aún si se quiere ver con los mejores ojos, no pinta tan mal en el intercambio gubernamental. Por supuesto que aún está “la madre de todas las batallas”: la renegociación del TLCAN; sin duda la gran oportunidad del gobierno mexicano para zanjar lo que será la convivencia con esta administración estadounidense.

Por supuesto que se verá como una gran pérdida la eventual salida de Kushner, por lo que bien se podría apostar a que sobreviva a su “tormenta política”; pero mientras ocurra, desde la cancillería y Los Pinos, deberán abrirse más puertas.