Gobierno Federal
marihuana_medicinal_notas26290417.jpg
http://www.startribune.com/ Lo que sí y lo que no en el caso de la marihuana medicinal
Vie 28 Abril 2017 20:55

La aprobación en la Cámara de Diputados de los cambios legales para permitir el uso y comercialización de medicamentos a base de cannabis, es decir, de marihuana medicinal, es un paso no menor para repensar el consumo de la yerba. 

Y si bien es un carril diferente al de su utilización con fines recreativos, la sociedad y las autoridades deberán modificar más que las normas legales.

Estas reformas, que solo tienen que ser promulgadas por el Ejecutivo, tienen una ruta crítica que marca lo que en verdad va a ocurrir, y lo que no sucederá al menos en el mediano plazo.


Lo que sí

- Se podrá comercializar los productos que contengan menos del 1% del ingrediente activo de la marihuana.

- Los activos deben estar bien dosificados y ser expedidos por control médico.

- Se aprobó la cosecha de la marihuana, siempre y cuando sólo sea con fines médicos.

- La Secretaría de Salud contemplaría la autorización para importar estupefacientes, substancias psicotrópicas, productos o preparados, incluyendo los derivados farmacológicos del cannabis.

Lo que no

- Se mantienen una serie de restricciones sobre el uso de esta planta y la encargada de establecerlas es la Secretaria de Salud.

-Los cambios en la ley no aprueban la portación de la planta para usos recreativos.


Hay que recordar que el presidente Enrique Peña Nieto ya había presentado una iniciativa con la finalidad de aprobar el uso medicinal y científico de la marihuana, además de permitir una mayor portación de la planta de la que se aprobó en San Lázaro.

Expertos en el tema y en asuntos de negocios, señalan en estas horas que si en México los negocios asocia­dos a la mari­huana siguieran la misma ruta que en Estados Unidos, en el plazo de un año y medio después de su legalización se vería la apari­ción de aplicaciones y portales B2B (negocio a negocio), productos especializados de­rivados de la hierba, laboratorios y dispensarios para usuarios de diversos niveles socioeconómicos, entre muchos otros.

Por lo pronto familias de pacientes con diversas enfermedades ven el futuro distinto; así como el eventual derecho de las personas a decidir el consumo, bajo su propio riesgo y consentimiento, diversas sustancias.