Gobierno Federal
ministros_tmec_1200notas18291118.jpg
Foto: Adolfo Vladimir/Cuartoscuro

México, EUA y Canadá: ¿qué lograron en el T-MEC?

Jue 29 Noviembre 2018 19:46

Con la firma del Acuerdo Comercial de México, Estados Unidos y Canadá, (T-MEC), somos testigos del final de una época. No solo porque Enrique Peña Nieto es el último presidente mexicano que gobernó con el anterior Tratado de Libre Comercio; las nuevas reglas reflejan mucho de las tensiones políticas de hoy en día. Mientras unos ven muchos positivos, otros se quedan en lo negativo. Además este acuerdo aún tiene nubarrones que sortear en el horizonte.

Primero es la rúbrica en Buenos Aires, Argentina, por parte de los representantes comerciales Ildefonso Guajardo, Robert Lighthizer, y Chrystia Freeland, bajo la mirada de los presidentes de México y Estados Unidos, Enrique Peña Nieto y Donald Trump, respectivamente, así como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.


El documento trae consigo puntos positivos y negativos según se vea:

- De las 12,000 reglas de origen en el T-MEC, 11,995 quedaron prácticamente igual al tratado original. A fin de cuentas la renegociación se concentró en cinco reglas de origen: vidrio, fibra óptica, acero, petroquímica y automotriz”.

- El nuevo acuerdo preservará el mecanismo de solución de controversias comerciales condensado en el Capítulo 19.


- Estados Unidos consiguió que entre un 40% y 45% del automóvil fabricado en Norteamérica tiene que estar fabricado por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora; con ello se busca que plantas de esa nación no busquen trasladar más de su producción a  México.

- En el sector farmacéutico se estableció un plazo de 10 años de protección contra la competencia genérica; se perfila que esto dificultará al nuevo Gobierno mexicano cumplir con uno de sus objetivos en el sector salud.

- La polémica Cláusula Sunset sobre revisión y conclusión del acuerdo cada 5 años se desechó, ahora se le dio una vigencia de 16 años, con una revisión cada 6.


Lo que sigue es la ratificación por parte de los respectivos Congresos de los tres países. De acuerdo con el jefe técnico de la negociación, Kenneth Smith, este paso podría darse durante los primeros ocho meses de 2019 y seguramente entrará en vigor el 1 de enero de 2020.

Por ello, Juan Pablo Castañón, en su calidad de presidente del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, adelantó que el sector empresarial mexicano se alista para cabildear. Se acercarán al Senado de la República y, de igual manera, conversarán con sus aliados de Estados Unidos y Canadá para lograr avances en la ratificación del instrumento comercial.


Una advertencia que no debe perderse es la que recién lanzó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía: “Mi recomendación es que no cambien ni una coma; si empiezan a haber cambios, se abre la caja de Pandora de por qué cambiar una cosa sí y la otra no. Debe  procesarse como fue negociado y que se apruebe” según expuso.


Los implicados en la renegociación explican que esto no ha concluido y hay “nubarrones” en una distancia cercana.

Con el triunfo en la Cámara de Representantes de Washington, los demócratas podrían negociar a través de cartas paralelas en algunos capítulos; es decir, que hagan nuevas solicitudes adicionales a las que ya están.

Otro factor importante es resolver y eliminar cuanto antes los aranceles del 25% al acero y de 10% al aluminio que fueron impuestos a las importaciones por parte del gobierno de Trump; todo indica que la administración de López Obrador deberá establecer “medidas espejo”.


Para Juan Pablo Castañón en el trabajo de ratificación serán cruciales los primeros 90 días del nuevo gobierno, para devolver la confianza a los inversionistas internacionales. En suma, se coincide que el T-MEC y su evolución brinda certidumbre, se confirma como un ancla de la economía aunque falta camino por recorrer para que sea una realidad, tanto para Donald Trump como para Andrés Manuel López Obrador.

Videgaray: T-MEC se firmará viernes a las 6 de la mañana