Gobierno Federal
tlcan1200_notas332170518.jpg
Notimex México sin prisa por ‘plazos fatales’ de EUA para acuerdo TLCAN
Jue 17 Mayo 2018 21:06

Llegó el “plazo fatal”, el “deadline” o fecha límite para supuestamente alcanzar un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)... y el comercio millonario entre México, Estados Unidos y Canadá no se detiene. El escenario es claro: a los políticos en Washington les apuraba más conseguirlo por su propia agenda y temores inmediatos, que a los negociadores mexicanos interesados en mantener un intercambio de calidad y de largo alcance. Si eso le toca al nuevo gobierno, es lo de menos.

De principio hay que recordar que la fecha del 17 de mayo se estableció por los plazos legales en el Congreso de los Estados Unidos. Era una línea imaginaria que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, le puso a la Casa Blanca; al ser un año de elecciones legislativas, el republicano insistió en que se lograra por si Trump tenía planes de que fuera la mayoría republicana la que le diera trámite al acuerdo.


Algunos analistas y periodistas especializados advirtieron cierta torpeza en las palabras de la secretaria de prensa Sarah Sanders a Fox News: destacaba que el presidente Trump está comprometido en conseguir el mejor pacto con ambos países: “aún queremos ver que ocurra algo y continuamos con esas conversaciones, siguen en curso, y tenemos esperanzas de poder lograr algo pronto”. Como vimos, simplemente no ocurrió.

“La negociación continuará independientemente de los tiempos del Congreso de Estados Unidos”, dijo en entrevistas Kenneth Smith, jefe técnico del equipo negociador de México.


Fuera de los pasillos de Washington, es decir, en Ciudad de México y Ottawa el mensaje es que si se logra un arreglo fuera de esos plazos legislativos, ya le tocará a Trump arreglárselas en su política interna. Porque a final de cuentas, lo que importa es tener las mejores reglas de intercambio comercial y que sean  de largo plazo.

Por eso, a pesar de los críticos, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo y la iniciativa privada mexicana que interviene en el proceso “destilan” tranquilidad y serenidad. Columnas especializadas revelan que los mexicanos ya le hicieron saber al equipo estadounidense que, si bien la presión política existe, esto no es una razón para doblarse en temas de gran importancia para México.


Tan simple como que el equipo del ganador de la elección presidencial del 1 de julio se sume de inmediato a las negociaciones posteriores, y si llega el cambio de administración  en diciembre, el nuevo gobierno deberá continuarlas.

Para mayor tranquilidad, con base en las entrevistas a medios y lo que se ha filtrado a periodistas especializados, México no aceptará ningún abuso en la negociación, aunque a final de cuentas Trump “se emberrinche” y opte por cancelar TLCAN: lo que sea, pero que sea lo más conveniente para nuestro país.

Videgaray niega que exista ‘fecha fatal’ para acuerdo del TLCAN