Gobierno Federal
10_t-mec_eua_mexico_notas_031219_ml.jpg
Fotos: Cuartoscuro.com/Notimex/TV Azteca Noticias/Índice Político

México y el complejo trayecto para que pronto arranque el T-MEC

Mar 03 Diciembre 2019 18:39

El cierre de 2019 presenta un obstáculo para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador: la ratificación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá, conocido como (T-MEC), se ha prolongado más de lo esperado. AMLO reveló que los estadounidenses ponen una condición que México no está dispuesto a aceptar, ellos quieren supervisar la aplicación de la reforma laboral. Aquí todas las versiones de lo que cada parte pelea y defiende. 

Nuestro país lo ratificó desde junio de este año, es el único de los tres socios, porque en el Congreso estadounidense el tema está atorado y mucho tienen que ver las futuras elecciones presidenciales, en las que Donald Trump buscará un segundo periodo. 

El Gobierno de México, encabezado por López Obrador, tiene en su agenda la ratificación del T-MEC por parte de Estados Unidos y Canadá. Mientras nuestro país cedió con algunos elementos, como lo fue la reforma laboral y la asignación de recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2020 para su aplicación de la primera fase con un presupuesto que oscila los mil 401.9 millones de pesos para su implementación en distintos rubros y el paso de las Juntas de Conciliación y Arbitraje al nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

En tanto, en los países del norte, principalmente en la nación gobernada por Trump, el tema ha tomado un tinte político-electoral, pues el magnate se encuentra se prepara para su campaña de reelección y factor que se suma a la petición de congresistas demócratas, liderados por Nancy Pelosi, para el cumplimiento de las leyes mexicanas, a fin de igualar las condiciones laborales de los trabajadores en los tres países de Norteamérica, para no dejar en desventaja a las demás naciones.

grafico_tmec_031219


¿Qué pide EUA para avalar tratado?

La aplicación de la reforma laboral y las dudas de los congresistas al respecto, ha sido la principal condicionante de Estados Unidos para dar su visto bueno y ratificar el T-MEC, por lo que la Unión Americana sugirió la supervisión de la ley; oferta que se rechazó, según dio a conocer el presidente López Obrador.

La contraoferta mexicana

En ese marco y con el ánimo de lograr la ratificación del tratado comercial antes de que concluya el año, el Gobierno Federal realizó una contraoferta para resolver las controversias sin una “injerencia estadounidense” en materia comercial. Según explicó AMLO, México propuso el establecimiento de un panel de representantes de ambos países y un tercero que funcionen como una mesa de conciliación.

Esta operaría en el caso de que si no se cumplió con la norma todas las partes participen y decidan si hubo violación o incumplimiento en materia laboral

“Si hay una controversia que pueda haber un panel, que es distinto, en donde participemos de manera conjunta, un representante de Estados Unidos, un representante de México y un tercero para que, si no se cumplió con la norma, en un plazo considerable, luego de que se pueda tener tiempo para reponer el procedimiento”, explicó el mandatario.

AMLO aseguró que esto es con la intención de mostrar que hay voluntad de que se ratifique el T-MEC. No obstante, ante el rechazo del sector empresarial a la propuesta de Estados Unidos, destacó que el gremio tiene la sospecha de que estas medidas pueden alejar la inversión o que no existe la confianza suficiente para la instalación de empresas en México. 

Los argumentos del sector, detalló el presidente, es que “esto lo pueden estar haciendo precisamente para que no se instalen las empresas en México y ellos puedan retener en Estados Unidos sus empleos”.

AMLO urge a ratificar T-MEC; EUA prevé cambios para aval


El presidente López Obrador ha reiterado en múltiples ocasiones la importancia que tiene para las tres naciones la ratificación del tratado comercial. Y aunque se cedió en algunos temas, hay condiciones que parece no está dispuesto a aceptar; pues aunque reiteró su confianza en Jesús Seade, subsecretario y negociador comercial para América del Norte, de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Afirmó que “él sabe lo que sí y lo que no” y aseguró que se trata de su representante y que está facultado para firmar, no sin antes pedir una consulta al Senado para dar el visto bueno definitivo al adendum. 

Landau perfila que habrá cambios

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau, ve que el nuevo acuerdo comercial sufrirá cambios a fin de que sea ratificado en la Cámara de Representantes. “Es un proceso negociador entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo de Estados Unidos. Supongo que es posible que haya cambios y creo que México y Canadá están pendientes de los cambios que se han pedido”.

Asimismo, reconoció que hay obstáculos para la aprobación del T-MEC por parte de Estados Unidos, pero destacó que los otros dos países deben aceptar cambios en el pacto.

CCE: “demandas inaceptables”

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) expresó, a través de un comunicado, que las demandas de Estados Unidos para aprobar el tratado son “extremas e inaceptables”. Consideraron que las propuestas pretenderían afectar las cadenas de suministro creadas en los últimos 25 años. 

Finalmente afirmaron que “En caso de materializarse, los perdedores serían los pueblos de México, EU y Canadá, la economía de la región y la cooperación entre los tres países”.