México y su historia como mediador: caso Centroamérica

Gobierno Federal

08_mexico_mdiador1200_notas250119.jpg

Foto: Cinu Bogota/Notimex/Cuartoscuro.com

Político MX

Vie 25 Enero 2019 19:53

El papel de México como mediador en un conflicto de otro país no es nuevo y hay experiencias francamente exitosas que lo llevaron a consolidarse como líder en América Latina; más allá de los dictados de la Doctrina Estrada, el país asumió que había que tomar un papel activo de conciliación y acercamiento entre naciones ante riesgos reales e inminentes para la región. Este breve recuento trae a la memoria momentos destacados de la política exterior que hoy se miran como la experiencia para atender la crisis en Venezuela.

Esto cobra relevancia luego de que el presidente de esa nación, Nicolás Maduro, aceptó la propuesta de diálogo con la oposición que presentaron los gobiernos de México y Uruguay, los cuales declararon una posición neutra sobre la crisis política que se vive tras la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino. México y Uruguay presentaron la propuesta luego de que la mayoría de países reunidos bajo el Grupo de Lima reconociera ese estatus de Guaidó.

Recuento de las experiencias de México como mediador en otros conflictos

Grupo Contadora

A inicios de los años 80 la región de Centroamérica era un auténtico “polvorín”. Guatemala padecía dos décadas de guerra civil y represión militar; El Salvador recién comenzaba un cruento conflicto interno, lo que tenía repercusiones en Honduras; mientras que Nicaragua se convulsionaba por el conflicto con la guerrilla sandinista tras la caída del dictador Anastasio Somoza.

Es entonces que para enero de 1983  los cancilleres de Colombia, México, Panamá y Venezuela se reunieron en la isla Contadora de jurisdicción panameña con el propósito de impulsar una iniciativa de paz para el conflicto centroamericano; reconocían que era un foco de tensión internacional que amenazaba a todo el hemisferio en lo militar y en lo humanitario. Buena parte del prestigio del entonces secretario de Relaciones Exteriores, Bernardo Sepúlveda, se forjó en dicha iniciativa.



Este plan de paz recibió el respaldo del Consejo de Seguridad, de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de numerosos organismos regionales e internacionales; para 1985 se crearon Grupos de Apoyo en Lima, Argentina, Brasil, Perú y Uruguay en torno a los consejeros del Grupo de Contadora.

Poco a poco, como se verá más adelante, ese mecanismo fue abonando a la pacificación de la región. Para 1997,  el Grupo de Contadora, el Grupo de Apoyo, las Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) se asociaron para gestionar el acuerdo de paz, que fue firmado en agosto por los presidentes centroamericanos en la cumbre de Esquipulas II en Guatemala.


Tratados de Paz de Guatemala

Por su vecindad geográfica y los intereses comunes, México fue pieza clave no solo para atender la emergencia migratoria y humanitaria de miles de desplazados en más de tres décadas de conflicto interno en Guatemala; también colaboró y fue sede para los acuerdos de paz con la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

Basta enumerar los documentos que se firmaron en nuestro país para poner fin a una guerra civil que dejó unas 250 mil personas muertas y otras tantas desaparecidas:

- Acuerdo marco sobre democratización para la búsqueda de la paz por medios políticos, (Acuerdo de Querétaro) 25 de julio de 1991.

- Acuerdo global sobre derechos humanos, México, DF 29 de marzo de 1994.

- Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas, México, DF 31 de marzo de 1995.

- Acuerdo sobre aspectos socioeconómicos y situación agraria, México, DF 6 de mayo de 1996.

- Acuerdo sobre fortalecimiento del poder civil y función del Ejército en una sociedad democrática, México, DF 19 de septiembre de 1996.


Acuerdos de Chapultepec

El 16 de enero de 1992 se firmaron los Acuerdos de Paz de Chapultepec entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en el Castillo de Chapultepec de Ciudad de México que pusieron fin a doce años de guerra civil en el país.

En junio de 1989, el gobierno del presidente Alfredo Cristiani, convocó a una reunión de diálogo que se realizó el 15 de septiembre en Ciudad de México; allí se acordó la solicitud conjunta de mediación dirigida al Secretario General de Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar. Un proceso donde el país como lugar neutral y el gobierno mexicano fueron pieza clave hasta concretar esos documentos.


Diálogos gobierno-oposición Venezuela

Tras los meses más álgidos de protestas, violencia y muerte en Venezuela, el 13 septiembre de 2017 representantes del gobierno y de la oposición inician una reunión de dos días en Santo Domingo, República Dominicana para explorar un proceso de diálogo. El presidente dominicano, Danilo Medina, anuncia que México, Chile, Bolivia y Nicaragua integrarán una comisión de seguimiento a dichas conversaciones.

Fue hasta el 1 diciembre cuando el gobierno y la oposición inician formalmente en Santo Domingo la nueva ronda de diálogo con el acompañamiento de México y Chile, a solicitud de los opositores; y de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y Granadinas, a instancia del régimen.


En el siguiente mes y medio hubo reuniones, algunas luces de avances y buenas intenciones en el discurso. El 18 enero de 2018  la nueva ronda de conversaciones quedó aplazada luego de que la oposición acusó al gobierno de Nicolás Maduro de poner "nudos”; el 23 enero el canciller de México, Luis Videgaray, anuncia que su país abandona el papel de observador en el diálogo tras la convocatoria de elecciones presidenciales por parte de la Asamblea Nacional Constituyente para el primer trimestre del año.


Prospectiva: hacia una nueva etapa

Las experiencias en las décadas de los 80 y 90 reflejan que la diplomacia mexicana gozaba de un consolidado respeto lo que pudo ayudar, mediante labores de mediación, a atemperar o evitar las aristas más explosivas o violentas de conflictos internacionales.

El punto de inflexión sin duda puede ubicarse a partir de Vicente Fox, y que de alguna manera continuaron los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Ahora el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, junto con su canciller Marcelo Ebrard, giran a una posición de neutralidad y diálogo, abrevando en esa tradición de la política exterior: el expediente se ha abierto.

Te puede interesar:
AMLO: aún no hay alerta a mexicanos por violencia en Venezuela

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado