Gobierno Federal
06_maduro_amlo_expresidentes_1200_notas_070119_ml.jpg
Fotos: Isaac Esquivel /Cuartoscuro.com, Juan Pablo Zamora/Cuartoscuro.com, Notimex, Presidencia/Cuartoscuro.com y Misael Valtierra/Cuartoscuro.com México y Venezuela, relación polémica de cuatro sexenios
Lun 07 Enero 2019 21:35

Si hay una relación que ha marcado y trastocado la política exterior de México en el siglo XXI es la que se tiene con Venezuela; desde la instalación del régimen bolivariano, primero con Hugo Chávez y ahora con Nicolás Maduro, cuatro presidentes mexicanos han enfrentado momentos que van de la tensión declarativa a la rispidez diplomática. Ante los escarceos recientes de una distensión, la polémica se desata en el medio político interno: no parece haber punto intermedio que concilie posiciones.



El episodio que reenciende la discusión tiene que ver con la toma de posesión de Nicolás Maduro para un nuevo mandato este jueves 10 de enero, producto de una elección realizada en mayo de 2018 que ha tenido poco respaldo internacional; en su momento el gobierno de México consideró que no cumplió con los estándares internacionales de ser un proceso “democrático, libre, justo y transparente”.

A principios del siglo XXI, dos liderazgos eran indiscutibles en la política latinoamericana: Vicente Fox como primer presidente de oposición en México y Hugo Chávez que reivindicaba con un nuevo régimen las causas populares en Venezuela. Más pronto que tarde los proyectos se confrontaron debido a sus diferentes puntos de vista en su relación con Estados Unidos; de igual forma por el estilo declarativo de ambos personajes.


Con Felipe Calderón, si bien privó la mesura y la tolerancia, nunca hubo una real cercanía entre los gobiernos. Las diferencias se mantuvieron aunque no llegaron a algún roce diplomático considerable; incluso el mandatario mexicano pisó territorio venezolano.

La muerte de Hugo Chávez en 2013 marcó un parteaguas en la relación; si bien el entonces presidente Enrique Peña Nieto acudió a los funerales de Estado del fundador del régimen bolivariano, no se mostró simpatía directa con su sucesor Nicolás Maduro.


Poco a poco, con la llegada primero de Claudia Ruiz Massieu y luego de Luis Videgaray a la Cancillería, la postura en la política hacia Venezuela se endureció con los llamados a resolver la situación de las libertades democráticas y los derechos humanos; también se pedía “no cerrar los ojos” ante las complicadas condiciones económicas y de vida cotidiana de los venezolanos.


Fue así que México intentó impulsar una iniciativa para que la Organización de Estados Americanos (OEA) se pronunciara por los “presos políticos” o la intervención en el Legislativo en Venezuela; ante la rispidez declarativa de Caracas siempre hubo una respuesta; como antes se dijo, no se reconoció el proceso en el que se reeligió Maduro; se fundó el Grupo de Lima para dar salida a la crisis política; y se rechazaron por completo los señalamientos de presunta intervención en el atentado contra el mandatario venezolano del 4 de agosto.

La situación ha dado un giro casi inevitable a partir del triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador del 1 de de julio de 2018, quien a pesar de ser de izquierda, sigue manteniendo una distancia con el régimen venezolano. De poco sirvieron las críticas a la invitación a la toma de posesión, pues Nicolás Maduro estuvo presente en la comida de Palacio Nacional.

Linea de tiempo cuatro presidentes México relación con Venezuela


El último episodio, ya bajo la administración lopezobradorista, ha sido no respaldar el llamado reciente del Grupo de Lima. Una decisión soberana de política exterior, si bien en su momento se sumó a ese mecanismo. Ahora con un enviado de bajo perfil se intenta atemperar las críticas por un eventual respaldo al nuevo mandato de Nicolás Maduro, personaje que atrae más tempestades que simpatías en prácticamente todo el hemisferio.

AMLO apoyó decisión diplomática de no intervención en Venezuela