Gobierno Federal
6_militares_agredidos_notas_100919_ml.jpg
Foto: @Lenn0no / palabrasclaras.mx / ahoraguerrero.mx

Militares agredidos 11 veces, evitan choque con civiles: las historias

Mar 10 Septiembre 2019 22:28

En lo que va del actual gobierno de México, por diversos motivos y circunstancias, hasta en 11 ocasiones grupos específicos de población civil han agredido a miembros del Ejército. Algunos expertos, políticos y un sector de las redes sociales han expresado indignación por esa “falta de respeto” a las Fuerzas Armadas. El más reciente incidente en Puebla podría significar un reajuste de estrategia.

La instrucción se perfilaba desde que el político tabasqueño estaba en campaña por tercera ocasión para la presidencia e insistía ya como candidato ganador/presidente electo. Por ejemplo, en el 50 aniversario por los sucesos de 2 de octubre de 1968, aseguró que nunca se utilizará la fuerza para resolver conflictos.

“Por eso puedo decir aquí en Tlatelolco, por eso empeño mi palabra de que nunca daré la orden a las Fuerzas Armadas, la Marina, el Ejército, a ninguna corporación policiaca para reprimir al pueblo de México. No va a haber autoritarismo” explicaba para garantizar que nunca se utilice la fuerza para resolver conflictos, diferencias o protestas sociales.


En este 2019 se registran al menos 11 ocasiones en los que soldados tienen que replegarse frente a civiles que los rechazan o los obligan a replegarse, así sea con sus propios brazos o literalmente con palos. Las primeras agresiones del año ocurrieron en Otumba, Estado de México, y en Tula, Hidalgo; en ambos casos se dio por el aseguramiento de tomas clandestinas; el listado continúa con una breve revisión hemerográfica:

-En marzo, civiles de Tetetepango retuvieron a militares, luego de un enfrentamiento armado entre supuestos huachicoleros y personal de seguridad.

-Después, otro grupo de personas allí en Tetepango, Hidalgo, imposibilitaron que militares aseguraran dos camionetas que contenían combustible sustraído de una toma de Pemex.

-El 26 de mayo en La Huacana, en Michoacán, habitantes retuvieron a varios militares para exigir que les devolvieran varias armas decomisadas en un operativo.

-El 24 de junio, habitantes de San Martín Texmelucan, Puebla, golpearon y lanzaron piedra a militares que acudían a resguardar una bodega donde se robaba gas LP.

-El 26 de julio, supuestos huachicoleros se enfrentaron con elementos de seguridad y de Petróleos Mexicanos (Pemex), luego que militares identificaran una toma clandestina en Tepeaca, Puebla.

-Para el 26 de agosto en el municipio de Los Reyes, Michoacán, habitantes golpearon con tubos y escobas a militares, tras la detención de un supuesto informante de un grupo criminal.

-Otro hecho aconteció el 4 de septiembre: manifestantes golpearon con palos a militares que resguardaban los accesos a Palacio Nacional.

-Tres días después, 7 de septiembre, tres militares fueron golpeados al evitar que 50 personas saquearan la carga de un tren en San Juan del Río, Querétaro.


Y entonces ocurrió lo de Apango, en Acajete, Puebla: el día 8 se localizó una bodega con indicios de vehículos y mercancía presuntamente robada. Un día después, es decir el 9 de septiembre, alrededor de 150 pobladores acudieron a la zona en donde agredieron verbal y físicamente a los militares.


De acuerdo con el comunicado de la Secretaría de la Defensa Nacional , ante la actitud de los habitantes, “el personal militar efectuó disparos al aire como una medida disuasiva, para proteger la vida e integridad física del personal, logrando dispersar a los agresores”.

En el mensaje se subraya que personal militar o integrantes de la Guardia Nacional actuarán en su legítima defensa cuando sean objeto de una agresión al momento de acudir a un lugar con la finalidad de garantizar la seguridad y paz. Más aún se establece que los elementos de seguridad responderán a agresiones de acuerdo con “los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad”.

Habrá que estar atentos si Apango, Puebla, es el punto de inflexión ante este tipo de sucesos que afectan el respeto y valor que en el grueso de la población se le había otorgado a las Fuerzas Armadas en los últimos años.


Ejército estrenará uniformes en 2020, serán prácticamente 'invisibles'