Gobierno Federal
socavon_notas16310717.jpg
Cuartoscuro

Paso Exprés sin solución, todos se deslindan y agravan la crisis

Lun 31 Julio 2017 18:41

19 días después de la tragedia en el socavón del kilómetro 93+750 del Paso Exprés en la México-Cuernavaca el panorama en el entorno físico es de desastre, con fallas y deslaves. En lo político, también hay severas deficiencias en el control de daños a la imagen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), de su titular y del Gobierno Federal.

En estas horas surgieron versiones encontradas del lugar de las obras. Reportes periodísticos con base en testimonios vecinales señalaron que el muro de contención de la vía volvió a colapsar y el tubo que había sido colocado para encauzar el agua fue expulsado, luego de dos días de lluvia moderada.

Karín Abudd, líder vecinal de la Colonia Chipitlán, consideró que las autoridades, no han logrado calcular de manera correcta el nivel del afluente de la barranca; más aún, como consecuencia del impacto que en la zona generó la construcción del Paso Exprés, le añadieron descargas de aguas negras.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes emitió un desmentido.


Desde la semana pasada la dependencia busca deslindar responsabilidades. El viernes el propio Gerardo Ruiz Esparza, reconoció fallas y omisiones por parte de funcionarios y de empresas constructoras: “A partir del resultado preliminar de la revisión técnica e investigaciones (...), así como de los dictámenes preliminares de peritos independientes, se han detectado posibles fallas, anomalías y omisiones de funcionarios públicos y de las empresas del consorcio constructor Aldesa-Epccor…”

Basta poner en perspectiva tres hechos desde la madrugada del 12 de julio, momento de la muerte de dos personas en el socavón:

- El Paso Exprés continúa en obra, se han habilitado cuatro carriles para cruzar por la zona, dos por sentido; desplazarse por el lugar genera una tardanza de entre 20 y 30 minutos, lo que se complica en esta temporada vacacional.

- Se anunció el día 13 de julio que en 15 días habría un peritaje técnico por parte de la UNAM y el Colegio de Ingenieros Civiles sobre las causas; el plazo concluyó el jueves 27 y no se tuvo documento alguno al respecto.

- SCT y el gobernador de Morelos tardaron 14 días para tener una reunión formal al respecto; ahora tienen agendado para este martes 1 de agosto tan solo para “analizar” un nuevo proyecto hidráulico para “evitar afectaciones”.


Por supuesto que las empresas involucradas no se quedaron calladas. El consorcio constructor formado por las empresas Aldesa y Epccor informó que el contrato de la obra contemplaba exclusivamente la ejecución de los trabajos, no el diseño del proyecto.

“En todo momento, hemos ejecutado los trabajos de acuerdo a los lineamientos y con los materiales especificados en el proyecto e instrucciones concretas recibidas, cumpliendo la normativa de ejecución y dentro de la legalidad”, indicaron las empresas en un comunicado.

Para un sector de la sociedad y de los medios, todos hablan, pero nadie resuelve a fondo. En el lugar del percance la situación se complica con nuevas fallas. El peritaje final tendrá que ser suficientemente convincente y con razones contundentes para tranquilizar a la opinión pública.

En el siguiente paso coinciden los articulistas políticos: alguien deberá renunciar, salir de la “cápsula” que es el Gobierno Federal y enfrentar cuestiones legales.