¿Qué plan tiene AMLO para lograr acuerdo con EUA por migrantes?

Gobierno Federal

8_migrantes_notas_311018.jpg

Foto: F. REYNA LUCERO /CUARTOSCURO

Político MX

Vie 30 Noviembre 2018 14:37

Andrés Manuel López Obrador llega a la Presidencia de México en medio de una de las peores crisis migratorias de los últimos años. México ha estado batallando, desde mediados de octubre, para frenar las incesantes caravanas de migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador, tres de los países más pobres y violentos del continente americano, que tratan de entrar a Estados Unidos. En la frontera las tensiones van en aumento.

amlo_migrantes1200_notas18261118.jpg

El New York Times advierte que la Caravana Migrante ya está provocando fricciones políticas por la exigencia de Washington de que los migrantes permanezcan en México mientras las autoridades migratorias estadunidenses procesan sus solicitudes de asilo.

Esta intención de EUA de convertir a México en “Tercer País Seguro” o “País Filtro” salió a la luz en plena renegociación del TLCAN, ahora Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Una de las condiciones impuestas por los estadounidenses para flexibilizar su postura en algunos puntos del tratado comercial era que México aceptara convertirse un centro de procesamiento de migrantes.

Hasta ahora, tanto el gobierno saliente como el entrante han negado que se haya llegado a un acuerdo en ese sentido.  Sin embargo, el Departamento de Seguridad Nacional de EUA informa que esta política podría comenzar a aplicarse la semana próxima. Según un funcionario estadounidense citado por el New York Times, el acuerdo establece que los migrantes llegarían a los puertos de entrada de EUA para hacer su solicitud de asilo y ser  entrevistados. Quienes demuestren que corren peligro por regresar a sus países de origen, deberán permanecer en México hasta que los tribunales los citen. 

La espera podría ser casi eterna debido a que los tribunales migratorios tienen cerca de un millón de casos rezagados. Las declaraciones del próximo canciller, Marcelo Ebrard, el martes 27 de noviembre, parecen confirmar la idea de que sí podría haber un acuerdo de ese tipo. “México no va a deportar a ninguno de los migrantes. Tenemos que asumir que algunos se quedarán en México, en la zona fronteriza, durante los próximos meses”, dijo.

Diputados respaldan aumento a refugiados, migrantes en Tijuana

Permitir un acuerdo de este tipo, dice el Times, implicaría un drástico retroceso en la política actual que establece que los solicitantes de asilo se queden en Estados Unidos  hasta que se resuelvan sus casos. Señala que el sistema mexicano de asilo ya está saturado por el creciente número de migrantes que buscan refugio. 

Cabe recordar que más de 18 mil migrantes haitianos han llegado a México en los últimos dos años. Ante el rechazo de EUA, muchos se han asentado en Tijuana. Las autoridades de esta ciudad fronteriza advierten que están viviendo un “problema de seguridad nacional” debido a que no cuentan con instalaciones, alimentos, medicinas, ni recursos suficientes para albergar a todos estos migrantes.

Por otro lado, Ebrard señaló también que el gobierno entrante tratará de convencer a Trump para que acepte participar en un plan de desarrollo para Centroamérica. Sería algo similar al Plan Marshall, es decir, el conjunto de medidas que se adoptaron después de la Segunda Guerra Mundial para impulsar la recuperación económica de los países europeos devastados por el conflicto bélico.

La propuesta es que EUA aumente su inversión en el sur de México e incremente su ayuda a los países del “Triángulo norte de Centroamérica” que actualmente es de tan solo 600 millones de dólares anuales. En este plan participarían, además de EUA y México, Honduras, Guatemala y El Salvador. Aunque todavía no hay cifras concretas sobre el dinero que se necesitaría, México ha prometido invertir más de 20 mil millones de dólares en el sur del país durante el sexenio.

Un estudio del Instituto World Policy señala que para que este plan funcione, los dirigentes centroamericanos deberían comprometerse a acabar con la corrupción, mejorar la seguridad y poner fin a la violencia relacionada con el tráfico de drogas.

De acuerdo con el Índice de Corrupción de Transparencia Internacional, publicado en febrero de este año, estos tres países están entre los más corruptos del mundo. En cuanto a la violencia, la canciller hondureña María Dolores Agüero explica que el problema es inmenso debido a que por estas naciones pasa la droga procedente de Sudamérica, principalmente Colombia, y además, se ha convertido en campo de batalla con los cárteles de México que buscan el control del flujo de los estupefacientes que van a la Unión Americana y otras partes del mundo.

Por su parte, el investigador Steven Bavaria de la Universidad de Georgetown, señala que EUA podría ayudar a los gobiernos centroamericanos a mejorar sus sistemas judiciales, dar asistencia en materia educativa y capacitación para el trabajo. Sería un Plan Marshall de carácter público y privado que alentaría la inversión, especialmente en empresas con sinergias con EUA para incentivar el comercio y el crecimiento económico para ambas partes. 

El plan podría incluir programas de capacitación vinculados a un sistema basado en los méritos de los trabajadores para quienes quisieran emigrar legalmente a EUA o ser trabajadores temporales en esa nación.

Otro estudio, del centro de investigaciones Brookings Institution advierte que no habrá soluciones eficaces y sostenibles si EUA no presta más atención a la realidad económica, política y social de estos países y a la forma en que ha contribuido a su deterioro. Alerta que la incesante demanda de narcóticos en EUA aviva un comercio que está destruyendo naciones enteras y que las armas que se emplean en estos y otros países, sumidos en la violencia, proceden precisamente de territorio estadounidense.

Hasta ahora Trump no ha rechazado la propuesta aunque tendría que enfrentarse a los republicanos del ala más dura que consideran que sería mejor construir un muro a lo largo de toda la frontera. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta que, desde que era candidato, rechazó apoyar planes de ayuda similares, por ejemplo, para la reconstrucción de Siria, arrasada por la guerra. Dejó claro que no le interesa embarcarse en este tipo de misiones a costa de los contribuyentes norteamericanos.

La respuesta a estas dudas las tendremos poco después de la investidura de Andrés Manuel López Obrador, quien ese mismo día se reunirá con los dirigentes de Honduras, Guatemala y El Salvador. El domingo, el canciller Ebrard tendrá un encuentro con el Secretario de Estado, Mike Pompeo.

Hasta ahora, hemos visto a un López Obrador cauteloso y abierto al diálogo con Washington. No obstante, el NYT se pregunta qué versión veremos de él ya como presidente en funciones y con esta bomba en las manos.

Te puede interesar:
Ebrard revela que reunión de AMLO y Pompeo será en la Roma

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado