Relación México-España: 500 años después regresan las tensiones y desencuentros diplomáticos

Gobierno Federal

mexico_espana_desencuentros.jpg

@OnceNoticiasTV

Aquiles Siller

Jue 15 Julio 2021 07:00

México y España van unidos en su historia a partir del encuentro de dos mundos en 1521. Consumada la Independencia de la Nueva España, el enfriamiento de relaciones era natural. El siglo XX tuvo breves intervalos de acercamientos diplomáticos pero las condiciones políticas y sociales a uno y a otro lado del Atlántico separaron a ambas naciones durante más de 40 años. Fue apenas con la transición a la democracia en la península que se dio el renacimiento de la relación bilateral, que permitió que en menos de dos décadas se alcanzaran acuerdos económicos y de seguridad amplios. Pero en el gobierno de la Cuarta Transformación (4T) la visión es distinta desde el punto de vista histórico y también económico, sobre todo en el sector energético. Aquí un breve recuento.

AMLO, las disculpas y las celebraciones que no serán

Habría que empezar por lo más reciente. El Palacio de la Moncloa, sede oficial del gobierno, vio con asombro y extrañeza la carta que envió en marzo de 2019 el presidente Andrés Manuel López Obrador al rey Felipe VI, en la que pide que admita la “responsabilidad histórica” de España por los “agravios causados” durante la Conquista y ofrezca “las disculpas o resarcimientos políticos” que eso suponga. En ese entonces se adelantaba lo que serían las conmemoraciones por los 500 años de la Conquista y los 200 de la consumación de la Independencia.

Desde entonces, en paralelo con la insistencia de la disculpa, se ha generado tensión por las permanentes críticas del mandatario a las empresas españolas en México, sobre todo por el caso de la energética Iberdrola y por la presunta corrupción en la que se habría visto envuelta en los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto. Aunado a ello se le acusa de supuestamente interponer recursos legales ante la estrategia energética que ha emprendido la administración del tabasqueño.

Rumbo a lo que serán las ceremonias de septiembre próximo, se sabe del “enorme disgusto” del gobierno de Pedro Sánchez, al conocer que España está excluida de la ronda de invitaciones que el gobierno mexicano hizo a distintas naciones. A principios de febrero de este 2021, la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Arancha González Laya, hizo saber esta postura por conducto de la embajadora de México en España, María Carmen Oñate, quien lo comunicó a la Cancillería.

Por ello el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, hizo escala en Madrid el 30 de abril, aprovechando su viaje a Rusia, centrado en el suministro de vacunas contra el coronavirus o COVID-19. El comunicado que emitió la cancillería destacó que la ministra González Laya reiteró “la voluntad de España de ser parte del ejercicio de conmemoraciones del Bicentenario de la Consumación de la Independencia de México”. Sin embargo hasta ahora no hay confirmación de que algún contingente español vaya a tener participación en el momento cumbre del 27 de septiembre, y previamente el desfile cívico-militar del 16 de septiembre.

México y España, tan lejos, tan cerca

En el Acta de Independencia firmada en 1821 se ofreció la corona del Imperio Mexicano a Fernando VII. Sin embargo, no fue sino hasta la muerte de ese monarca en 1836 que España estableció relaciones diplomáticas con el gobierno de ese entonces en México. Los historiadores establecen que a lo largo del siglo XIX fueron mayores los desencuentros y los conflictos abiertos que los periodos de amistad.

Cuando en 1869 Juan Prim llegó al gobierno en Madrid, se intentó la reconciliación con México. Sin embargo, Prim fue asesinado un año después y la primera República española de 1873 tuvo limitada capacidad para desarrollar los vínculos con América.

La llegada del siglo XX y la paz porfiriana presentó un nuevo escenario. Fue el breve periodo comprendido entre el fin de la Guerra Hispano-Americana, en 1898, y el inicio de la Revolución Mexicana en 1910 donde se tuvo un acercamiento. Con motivo de las fiestas del Centenario de la Independencia, el Marqués de Polavieja representó al gobierno de España, y por primera vez desfiló en las principales avenidas de la capital mexicana la virgen de la Covadonga, símbolo de la hispanidad. Las inversiones españolas se sumaron al flujo del capital europeo, por medio del cual Porfirio Díaz buscaba hacer contrapeso a la expansión estadounidense. El movimiento armado supuso una nueva pausa.

Los años 30 fueron un parteaguas en varios sentidos. México fue cercano al gobierno de la Segunda República; por ello se denunció que las potencias del Eje, Alemania e Italia intervenían en la Guerra Civil española. En 1939, el gobierno del General Lázaro Cárdenas no dudó en dar asilo a los españoles que lo solicitaron y, llegado el momento, a las propias instituciones de la República. Poco se recuerda que el Palacio Nacional fue declarado durante unas horas sede del gobierno español en 1945 para celebrar elecciones y dar continuidad a la vida institucional del gobierno republicano en el exilio. Por ello no se tuvieron relaciones diplomáticas con la España de Francisco Franco por casi 4 décadas.

Con la muerte del general se inició la transición española y se abrió la posibilidad del reencuentro. El presidente José López Portillo, apenas tomó posesión en diciembre de 1976, de inmediato inició negociaciones para establecer relaciones con la nueva monarquía parlamentaria cuyos Jefes de Estado y de Gobierno eran el Rey Juan Carlos I y el presidente Adolfo Suárez, respectivamente. Para ello fue necesario, previo acuerdo con las partes, proceder a la cancelación de las relaciones con el gobierno republicano en el exilio el 18 de marzo de 1977.

Economía y seguridad: claves en la relación

A la par del ascenso de España como una potencia económica media en Europa, se buscaban puentes diplomáticos y económicos no solo con México sino con América Latina. Es así que puede entenderse la primera Cumbre Iberoamericana en 1991, celebrada en Guadalajara, Jalisco y las subsiguientes. Previamente, en 1990 se firmó el Tratado de Amistad y Cooperación, y en ese marco, en 1995 culminaron las negociaciones secretas para modificar el tratado de extradición vigente. A partir de ese momento se fortaleció la colaboración entre los respectivos servicios de seguridad.

En lo económico, la cooperación también ha sido amplia en los últimos 25 años. La diplomacia española apoyó a México en todos los pasos para la firma en 1997 de un Acuerdo Global con la Unión Europea que incluyó el libre comercio, la cooperación y la concertación política: el primero de una naturaleza tan amplia que firmó la Unión Europea con un país latinoamericano y que entró en vigor en el año 2000. Esto facilitó el crecimiento del comercio bilateral con España y, de manera especial, las inversiones encontraron un marco adecuado de seguridad jurídica. Hasta ahora.

Te puede interesar:
AMLO dice que España se enojó tras pedirles disculpa por la conquista

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado