Gobierno Federal
violencia_electoral1200_notas29160418.jpg

Semana 3 de campañas: la violencia política pone tensión

Lun 16 Abril 2018 19:00

Entramos a la tercera semana formal de campañas electorales y el panorama no deja de enrarecerse por hechos violentos. Más allá de que en las actos proselitistas prevalece el discurso ríspido y de confrontación, antes que las propuestas, hay zonas donde la violencia ya cobró factura a los aspirantes y sus intenciones de propaganda. El Gobierno Federal alista un primer “corte de caja” lo que se antoja como apenas un primer diagnóstico para aplicar el protocolo largamente anunciado.

El caso más emblemático en las últimas horas es el crimen contra el alcalde con licencia de Jilotlán de los Dolores, Juan Carlos Andrade Magaña; de acuerdo con el conteo del periódico Reforma ya son 73 ediles asesinados en lo que va del actual sexenio. No nada más es significativo este hecho porque Andrade Magaña buscaba su reelección, sino por la respuesta oficial: el gobernador, Aristóteles Sandoval, confirmó que ya había sufrido años atrás un atentado cuando deambulaba en el municipio de Tepalcatepec, Michoacán.

“No quiero adelantar nada, pero prácticamente él pasa mucho tiempo en Tepalcatepec, hace algunos años tuvo un incidente, entonces permítanme darles toda la información y saber qué sucede”, planteó el mandatario estatal según reporte de Milenio.



Previamente, la tensión se hizo presente en Michoacán con el homicidio de la candidata a diputada local por el Distrito 13 de Múgica, por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Maribel Barajas Cortés. Ya hay una detenida que enfrenta el respectivo proceso;  aunque igual se está pendiente de cuáles fueron los móviles de ese crimen, es una sombra que se coloca sobre las actividades proselitistas.


Sin embargo, la mayor preocupación surge a partir de los hechos violentos en Oaxaca que ocurrieron prácticamente a las afueras del mitin del candidato priista a la Presidencia, José Antonio Meade. Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se enfrentaron con priistas en Puerto Escondido. Por supuesto que esto sirvió para detonar una “escaramuza” en redes sociales entre Meade y Andrés Manuel López Obrador, acusado de estar detrás de dicha agresión.



Es así que por un lado llegamos a la condena y exigencia del ombudsman Luis Raúl González Pérez para que las autoridades pongan “un hasta aquí a la violencia política” por lo que subrayó que una forma de hacerlo es erradicar la impunidad.


Por otra parte el pronunciamiento de Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación, quien externó que esta misma semana proporcionará un “corte de caja” del estatus jurídico de la violencia política en el país: allí se señalaría la situación de cada caso de homicidio o agresiones, cuántos hay, a qué autoridad le compete su atención y cuántos detenidos hay. 

Bien podría marcarse que un “mapa de ruta” de la violencia lo conocen desde hace tiempo; se requieren acciones contundentes antes de que, como “bola de nieve” la violencia se extienda hacia otros puntos.

Obispo de Guerrero pactó para evitar asesinatos de candidatos