Gobierno Federal
sindicatos1200_notas2270818.jpg

Sindicatos de burócratas y AMLO: el conflicto que viene

Vie 27 Julio 2018 21:59

sindicatos amlo


Es cuestión de tiempo y de que la realidad demuestre si es viable el plan de descentralización de dependencias federales marcado por Andrés Manuel López Obrador. Los dirigentes de los sindicatos de trabajadores ya alzaron la voz y con mayor o menor medida coinciden: conseguirlo “no es de la noche a la mañana”, ni algo que se pueda dar por  mero decreto. Si bien apelan a las condiciones operativas, logísticas, humanas y sociales, no puede dejar de percibirse resistencia de tipo político al saber que sus agremiados estarán fuera de su alcance a expensas de otras influencias.

En números redondos, hablamos de 140 sindicatos de jurisdicción federal que reciben recursos públicos; asimismo, 131 sindicatos son de secretarías de Estado y organismos gubernamentales. Todos tienen necesidades y requerimientos, algunos más poderosos que otros y con distintas voluntades políticas. 


Entrevistado por El Universal, Luis Miguel Victoria Rana, líder del sindicato del ISSSTE, fue claro “no nos oponemos a la descentralización como tal, si beneficia a la mayoría de los mexicanos y, dos, para que se pueda dar tienen que existir las condiciones necesarias para los trabajadores y, por supuesto, en materia de instalaciones”.

Precisó que si en Ciudad de México no ha sido posible agrupar a todas las direcciones centrales en un solo edificio, “difícilmente se podrá conseguir eso en otra entidad para que sea un beneficio operativo.


No todos los dirigentes sindicales de burócratas han exhibido un tono tan conciliatorio al ser consultados por los medios. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Semarnat,  envió una carta al virtual presidente electo con un claro rechazo a su proyecto. Ignacio Ocampo Esquivel, secretario general del sindicato, explicó, en entrevista con El Financiero, algunos de los argumentos:

- Los trabajadores temen desintegración familiar.

- Tienen miedo por la inseguridad que existe en algunos estados donde se darán los traslados, como Veracruz.

- La mayoría de los trabajadores tienen, en promedio, un salario de ocho mil pesos.

- Muchos se ayudan con otros empleos o en negocios personales que tendrían que dejar si se mudan a otra entidad.

- “La medida afectaría la dignidad personal de nuestros agremiados, quienes indiscutiblemente se sentirían como simples objetos susceptibles de reubicación de un espacio físico a otro”.


Con este tipo de planteamientos se vuelve claro que la negociación entre el eventual gobierno federal y estos gremios tendrá que darse de manera amplia y clara; prácticamente será el tema que marque su relación en el sexenio. Es muy probable que las resistencias se mantengan; si la intención del próximo gobierno es cumplir la descentralización a “rajatabla”, los expertos y analistas recuerdan una “arma secreta” a su disposición: la transparencia de recursos de los sindicatos, como sujetos obligados.


Desde 2016 con la entrada en vigor de la Ley General de Transparencia, los sindicatos mexicanos están obligados a transparentar el dinero público que reciben. En el pasado lograron poner bajo la cortina de la opacidad los miles y miles de millones de pesos que tuvieron durante décadas.

Tan solo de 2010 a 2014, los sindicatos del IMSS, de la Lotería Nacional, del ISSSTE, de los maestros y de los petroleros reunieron en sus arcas más de 2 mil 500 millones de pesos, de acuerdo con investigaciones en portales especializados.

Mucho trabajo y voluntad política deberá desplegarse, aunque seguramente no estará exento de acciones de autoridad con la legitimidad que las nuevos gobernantes traen a cuestas. En ello se juegan buena parte de sus ideas, de su proyecto y su credibilidad.

AMLO dice que no obligará a nadie a mudarse en descentralización