Gobierno Federal
reconstruccion_notas20280917.jpg
Cuartoscuro

Sismos pueden detonar crisis leve o el crecimiento esperado

Jue 28 Septiembre 2017 20:58

Más allá del lugar común de que las crisis deben verse como oportunidades, la economía mexicana puede enfrentar una de los impulsos de crecimiento más importantes de las últimas décadas. O en un plano un poco más pesimista, un bache que puede agravarse ante la incertidumbre electoral y factores externos. Ambos escenarios están a la vista luego de los sismos de septiembre.

Banco de México prendió “focos amarillos” en su documento de política monetaria al señalar que el desastre tendrá un efecto moderado y temporal sobre la inflación y la actividad económica en el país. Habla de manera directa de “algunos problemas de abasto o de incremento de precios en algunos productos, los cuales serían temporales de corto plazo".


La clave en lo inmediato será brindar las condiciones necesarias para que sea mínimo lo que pueda haberse afectado el ciclo sostenido de los niveles de consumo, y por lo mismo, que los índices de confianza del consumidor no se desplomen.

En el lado positivo (aunque algunos sectores radicales lo consideren “un abuso” por parte de las cadenas comerciales) es de esperarse cifras al alza en las ventas al menudeo y en las tiendas de autoservicio por todos los productos que se requieren para las labores de rescate y los víveres para los damnificados.


Habrá que decirlo como es: este es el momento en que los factores de la economía mexicana y sus responsables (gobierno, iniciativa privada y sectores productivos) deben mostrar sus capacidades al máximo. Una prospectiva optimista plantea que el escenario de reconstrucción en las zonas afectadas es un detonador de crecimiento. Basta ver una serie de cifras que se encadenan:

- Se habla de 120 mil viviendas y siete mil comercios con daños totales o parciales.

- Tan solo hay 3 mil edificios dañados en la Ciudad de México.

- Para Oaxaca y Chiapas se prevén más de seis mil 500 millones de pesos en monederos. electrónicos con dinero “líquido” para la compra de materiales de construcción.

- Aún falta sumar los recursos que destinen los estados pero podría ser una bolsa de al menos 8 mil millones de pesos.

- La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción señala que están listas mil empresas en Chiapas y Oaxaca, principalmente a nivel micro y pequeñas empresas, que bien podrían ocupar como empleo temporal a los propios afectados.


De vuelta a una consideración más moderada, el reto es titánico: la consultoría Moody’s plantea que la zona del sismo mueve más del 22% del Producto Interno del país. Por ello lo inmediato es a nivel macro pero también micro, al asegurarle a todos los afectados un flujo de efectivo-gasto como tenían antes del desastre, o aún mayor si se quedaron sin su patrimonio.

Los expertos en desastres como guerras o sismos señalan que reconstruir significa ‘mirar hacia adentro’ en el rubro de la economía; la oportunidad dorada radica en el proceso de planeación y administración


La experiencia de países como Japón y Alemania marca que los fenómenos naturales y sociales se vuelven una oportunidad para modernizar y mejorar la calidad de vida de los habitantes. México se acerca a la disyuntiva de hacerlo así o “descarrilar” el proceso, con los nubarrones a la vista de factores externos (p.e. Trump o TLCAN fallido) o las elecciones de 2018 donde se aproveche la tragedia para una causa política clientelar y anclada en el pasado.