Gobierno Federal
seguridad_notas20110717.jpg
Cuartoscuro Sistema Penal, la ‘papa caliente’ de autoridades y legisladores
Mar 11 Julio 2017 19:07

Gráfico Sistema Justicia

Apenas tiene un año de vida y ya el Sistema Penal Acusatorio (SPA) se ve sometido a fuertes presiones para que sea modificado. Se le achacan situaciones e indicadores de violencia e inseguridad no vistos desde hace varios años. Líderes políticos plantean escenarios “devastadores”, pero las organizaciones de la sociedad civil llaman a la mesura.

En medio, los responsables de la política de seguridad pública y a nivel nacional que rayan entre lo temerario y la mesura. Habrá que ser cautos y dimensionar que una estructura de tal envergadura requiere lo que llaman los expertos “un periodo de calibración y aprendizaje”.

Es así que tenemos “el catastrofismo” y la visión pesimista. Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno capitalino y presidente en turno de la Conago lo planteó de manera cruda: hay que estar preparados por la salida de 4 mil reos de alta peligrosidad por las vías que facilita el Sistema.

En su visión lo secundó Renato Sales, comisionado Nacional de Seguridad, con una serie de cifras que según él explican el incremento de los homicidios dolosos:

- Antes de junio del 2016, (entrada en vigor del SPA) por cada 10 homicidios dolosos, cuatro se cometían con arma de fuego. 

- En 2017 por cada 10 homicidios dolosos, 7 se cometen con un arma.

Entonces pidió reformar al SPA: “No estamos en contra del nuevo sistema, sino al contrario, estamos planteando algunos ajustes imprescindibles para cerrar lo que se conoce como puerta giratoria en este delito que es muy grave”.

Con mayor cautela, el comisionado de la Policía Federal, Manelich Castilla Craviotto, se pronunció por reformas: “no perdamos de vista que la víctima, tendría que ser la razón de todo sistema que aspira a ser justo” agregó a su postura.

En el ámbito legislativo el coordinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, anunció que su partido propondrá una revisión inmediata del SPA, que contempla la “prisión preventiva oficiosa” en los casos de portación de armas de fuego. En un tono más duro, la senadora del PRD, Dolores Padierna, rechazó plantear “falacias” como la salida masiva de reos; pese a ello, dijo estar abierta a las revisiones pertinentes.

En el otro sentido, quienes recuerdan que se vive “la larga curva del aprendizaje”. 50 organizaciones civiles que conforman el colectivo #JusticiaSinPretextos, aseguraron que “la mala aplicación del nuevo sistema penal acusatorio, está generando malas interpretaciones”.

Esas organizaciones recuerdan que las autoridades tuvieron 8 años para hacer todos los ajustes y preparativos posibles antes de llegar a este entramado legal. “Podemos decir que el Sistema de Justicia Penal no es el culpable de la inseguridad que sucede en la ciudad o en el país. El problema está en la operación y en la implementación que se hizo del nuevo sistema, es ahí donde tenemos que exigir las autoridades, a los responsables de la parte que les toca”, indicaron.


Hasta donde se recuerda, el SPA fue creado con la intención de que menos personas estuvieran en prisión, sobre todo aquellos de delitos menores; hoy se observa a delincuentes mayores que ven “una ventana de oportunidad”. También existe el temor de que a la hora de “revisarlo” se haga un acto de “contrarreforma”.

Nadie quiere asumir los costos de la mala implementación, sobre todo ante la próxima gran temporada electoral. Los analistas más críticos recuerdan que hablar y acusar en el tema de la inseguridad es muy redituable; el problema surge a la hora de ver cómo se actúa y qué resultados tangibles se tienen.