Gobierno Federal
trump_notas25070817.jpg
Gage Skidmore

Trump tiene 6 temas para incomodar a México en el TLCAN

Lun 07 Agosto 2017 20:29

Es casi inevitable que México tenga que enfrentar momentos de alta tensión y casi ruptura con los negociadores de Estados Unidos para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a partir del 16 de agosto. Esto tendrá que ocurrir con ciertos temas y sectores, por lo que bien valdría la pena revisar cuáles podrían ser.

Basta en principio recordar que en su carta enviada a los líderes del Congreso en mayo pasado, Robert Lighthizer, representante de Comercio estadounidense, planteó que el TLCAN requiere una modernización en los estándares de comercio digital, derechos de propiedad intelectual, mercado laboral y medio ambiente, además de las normativas para empresas estatales y las condiciones de seguridad alimentaria.

Después el 17 de julio, con los objetivos que busca la Oficina del Representante Comercial en la renegociación, los expertos han establecido focos amarillos o "zonas de alertas" para los intereses mexicanos, o que representan una franca desventaja para nuestra economía:

- Reducir a toda costa el déficit comercial de los EUA con México.

- La inclusión del sector energético.

- Eliminar el capítulo 19 sobre solución de controversias.

- Ampliar las restricciones para poner en marcha a nivel federal, estatal y local medidas para promover el desarrollo agropecuario e industrial.

- Propone mecanismos para coordinar políticas de tipo de cambio y evitar manipulaciones que den ventajas competitivas. 

- EUA mantiene sus subsidios y requisitos de contenido nacional “por razones de seguridad nacional”. 

Son algunas de las aduanas más complicadas por transitar en las rondas que se han programado hasta enero de 2018. Aunque no se han precisado los alcances, en principio se entiende que buscan abarcar buena parte de los sectores libres de aranceles entre las tres naciones participantes. Habrá que estar atentos a los temas por abordar en la primera ronda.

Pero hay un nudo que se vislumbra en toda la renegociación: el tema de la igualdad de salarios. Esto a partir de que se firme el acuerdo número 98 de la Organización Internacional del Trabajo sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva.

En ese sentido, el gobierno de Trump argumentó que la inclusión de las disposiciones para proteger los derechos de los trabajadores en el núcleo del acuerdo es una prioridad. Fuentes especializadas señalan que la presión sobre México puede también venir del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, que promueve un libre comercio “progresista”.

México, por su parte, ha argumentado que los menores costos de producción en el país tienen beneficios competitivos para toda América del Norte. Incluso ha trascendido que el sector privado y empresarial ya alzó la voz con los negociadores para detener o evadir esa discusión pues  la “productividad de las empresas” se vería afectada.

Esta es parte del laberinto más oscuro al que habrá que entrar a partir del 16 de agosto, con riesgos latentes para la actual estructura económica construida alrededor del TLCAN.