Gobierno Federal
trump_mexico_notas18290417.jpg
Cuartoscuro Trump y México en 100 días: entre desencuentros y ofensas
Sáb 29 Abril 2017 12:00

Son 100 días como pocas veces en la historia de la relación México-Estados Unidos. Si bien desde aquel 20 de enero se presagiaban las peores tormentas entre ambas naciones, hoy el balance es de distancia, desencuentro, incertidumbre y no exento de tensiones.

En rigor, no hay avance concreto en las dos grandes asignaturas de Trump con respecto a México: 

- El muro fronterizo es un mero proyecto expuesto a la voluntad e inteligencia de los legisladores.

- La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte no tiene fecha de inicio, pues no se ha emitido la solicitud para dejarlo ante los fuertes cabildeos para que eso no ocurra.100 dias en numeros y frases

En medio, una fría distancia entre gobiernos, en donde México tuvo que colocar a su político más experimentado y más cercano al presidente Enrique Peña Nieto para conducir y reaccionar  con precisión a las ocurrencias de Trump. Aquí tres instantes que bien resumen la relación y los posicionamientos entre ambas administraciones:


EPN cancela su reunión con Trump.

Apenas el día 26 de enero, el presidente de México confirmaba una decisión inédita en los últimos 100 años de la relación bilateral: cancelaba la reunión con el mandatario estadounidense, quien insistía que nuestro país debería pagar el muro fronterizo. 

Aunque se dijo que se trabajaría para reagendar el encuentro, hasta hoy no hay indicios de que ambos presidentes podrían encontrarse en algún punto.

Acusan a Videgaray de “intervenir” el discurso de Trump

El  9 de febrero la cadena de televisión CBS reportó que el canciller mexicano Luis Videgaray ayudó a reescribir el discurso del presidente estadounidense Donald Trump cuando emitió la orden ejecutiva de edificar un muro en la frontera con México.

Por supuesto que Videgaray lo desmintió todo. Mientras lo hacía, dudas y suspicacias surgieron desde la oposición y en el Congreso, lo que en parte desgastó políticamente al secretario. Incidentes como ese ya no han vuelto a suceder y el titular de Relaciones Exteriores cuando ha visitado Estados Unidos ofrece una conferencia de prensa desde la embajada lo cual lo reposicion en cuanto a imagen y discurso.

México rechaza intención de recibir a cualquier migrante deportado

El 21 de febrero se dio a conocer que el gobierno de Estados Unidos evalúa expulsar a México a los inmigrantes indocumentados de cualquier nacionalidad para que tramiten sus peticiones de asilo desde territorio mexicano, según señalamientos de altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional.

En reunión con la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, Luis Videgaray señaló que el Gobierno mexicano exigirá a Estados Unidos que acredite la nacionalidad de los migrantes deportados. Una prueba más de que un sector de la administración estadounidense lanza el “buscapiés informativo” para medir ánimos y reacciones.

Habrá que destacar otras dos aristas. Entre funcionarios se reporta un buen nivel de diálogo y entendimiento, como cuando visitaron nuestro país el secretario de Estado Rex Tillerson y el de Seguridad Interior, John Kelly.

Además, la mesura y sentido del “timing” de los embajadores de ambas naciones. Desde ahora se debe aquilatar el carácter y actitud de Roberta Jacobson, finalmente otro de los legados de Obama; en el caso de Gerónimo Gutiérrez, a pesar de la tardanza para entregar las credenciales correspondientes, no se prestó al fácil juego de la presencia mediática.

El gobierno mexicano, más allá de filias y fobias, no se ha descarrilado con tuits y ocurrencias del momento. Falta el momento de la verdad con decisiones formales y legales.