Gobierno Federal
foto_nota_maquina_tiempo_fox_botas.jpg
Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro.com

Vicente Fox hasta con sus botas pedía el voto del pueblo en el 2000

Mié 21 Agosto 2019 09:50

Las botas de Vicente Fox fueron, son y serán tan emblemáticas como su frase “Hoy”. En el 2000 se respiraba viento de cambio, el pueblo de México había decidido que, luego del sexenio de Ernesto Zedillo, México ya había tenido suficiente del PRI, así que vieron otras alternativas, la más sobresaliente: el ranchero y gobernador de Guanajuato, Vicente Fox Quesada

Con todo y botas, el panista se ubicó rápidamente como el favorito de las Elecciones Presidenciales de 2000, su forma de ser, tan directa, determinada y la promesa de sacar de Los Pinos a las “tepocatas, alimañas y víboras prietas”, le merecieron el apoyo de 15.9 millones de mexicanos el 2 de julio de ese año.

Pero en medio de su campaña y acompañado siempre del panista Santiago Creel, Fox Quesada visitó Xochimilco, en una fotografía se observa con unas botas personalizadas, estilo vaquero, en ellas hay un bordado especial: FOX 2000, su año electoral. La “X” en rojo, emulando un voto por él, en la boleta electoral.


maquina_del_tiempo_botas_fox


Un mucho más conservador y formalmente vestido Santiago Creel lo acompaña en aquel evento, en un ya lejano 21 de marzo del 2000. Quien se convertiría unos meses más tarde en su secretario de Gobierno viste un pantalón formal café, con zapatos, cuidadosamente boleados del mismo color. Muy distinto a Fox quien hasta con sus botas pedía el voto.

En la secuencia fotográfica de aquella fecha, Fox y Creel se reunieron con sus simpatizantes en el parque ecológico de Xochimilco, hasta dieron un paseo por trajinera antes del evento de campaña, en donde iban saludando a los curiosos y simpatizantes.

Mientras él se paseaba por trajinera, sus contrincantes, el abanderado priista Francisco Labastida visitaba el estado de Hidalgo, en donde se reunió con mujeres de la entidad y el candidato del PCD, Manuel Camacho Solís, comía quesadillas en el barrio de Tepito en el Centro de Ciudad de México, el resto es historia.


Calderón y sus dominadas revelaban su afición por el futbol