Videgaray, Ebrard, Clinton y Pompeo: política exterior en México y EUA

Gobierno Federal

15_secretarios_estado_1200_notas200619_ct.jpg

Foto: Cuartoscuro.com

Aquiles Siller

Jue 20 Junio 2019 20:22

De acuerdo con la coyuntura política o noticiosa, la figura del responsable de la política exterior tanto en México como en Estados Unidos crece en influencia o en presencia mediática; de manera formal, tanto el Secretario de Relaciones Exteriores como el de Estado, tienen funciones similares pero en la práctica hay amplias diferencias. Además cada personaje le imprime su propio sello al desempeño y, de manera un tanto inevitable, puede poner en marcha su agenda política personal. Los titulares recientes, de Luis Videgaray a Marcelo Ebrard, como Hillary Clinton, Rex Tillerson y Mike Pompeo dan cuenta de ello.


Una definición básica

Debemos tomar en cuenta una definición básica, sobre todo por cuestiones de idioma. En español un “secretario de Estado” es la denominación para el jefe de cada uno de los departamentos en que se divide la Administración del Estado o el Gobierno; en oras naciones es el equivalente a la de Ministro. 

En el caso de  Estados Unidos, el Secretario de Estado encabeza el departamento gubernamental de asuntos exteriores donde se vela por los intereses de la nación en prácticamente cada rincón del mundo.

Para quedar más claro, en la Iglesia católica, el secretario de Estado preside, bajo el Papa, la Curia Romana con funciones similares a la de primer ministro y jefe de la diplomacia.


EUA: el segundo al mando

El 27 de julio de 1789, George Washington firmó una propuesta de ley del Congreso autorizando un Departamento de Relaciones Internacionales con un Secretario de Relaciones Internacionales como jefe. Después el Congreso aprobó otra ley agregando ciertas responsabilidades domésticas al nuevo departamento y cambiando su nombre a Departamento de Estado y el nombre de su jefe a secretario de Estado.

Es el segundo miembro de mayor rango, tanto en línea de sucesión como de preferencia, del Gabinete de la Unión Americana tras el vicepresidente. Es nominado por el presidente y ratificado en el cargo por el Senado; es la cara del país frente al mundo, por lo que hace giras no solo para difundir la política y las relaciones que le interesan al inquilino de Washington, sino para hacer sentir su influencia o dirimir los conflictos que eventualmente afectarán a la nación. Basta revisar la figura de Henry Kissinger para entender qué tan lejos y qué tan fuerte puede ser su intervención en naciones o regiones enteras.


En fechas recientes fue marcado también el sello personal que su titular le puede imprimir para volverlo el trampolín para el máximo cargo. Como secretaria de Estado, Hillary Clinton contribuyó a la mejora de la credibilidad estadounidense tras ocho años de una política unilateral del gobierno de George W. Bush. Para sus críticos ella fue en parte corresponsable de los fracasos en materia de relaciones exteriores del gobierno de Barack Obama, en particular en Libia. 

No puede dejarse de lado que ella ayudó a promover el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), como un contrapeso de comercio con respecto a China; para bien y para mal lo obtenido en el cargo lo puso como una de sus principales ventajas y ofertas electorales en la campaña de 2016. El resultado es por demás conocido.


Hoy en día Mike Pompeo aparece muy cómodo en la posición pues es claro que no desafía con su carácter y con su agenda lo que busca Donald Trump desde Washington. Tiene la personalidad adecuada para no mostrarse protagónico, lo que sí sucedía de vez en cuando con su predecesor, el hoy olvidado Rex Tillerson. Con sus reservas, hay quien valora que está interesado en lo que pasa en México y muestra una cordial cercanía con el actual gobierno de López Obrador.


México: la cara frente al exterior

La definición esencial del cargo nos da luz sobre el papel que debe desempeñar: la Secretaría de Relaciones Exteriores es el despacho del poder ejecutivo federal con funciones de Ministerio del Exterior.

Hace valer los principios gubernamentales en las relaciones internacionales, que están marcados por el párrafo X del artículo 89 constitucional; debe diseñar, planear, ejecutar y coordinar las políticas públicas en la materia; además  representa al gobierno mexicano en los foros y organismos mundiales y regionales


Hasta antes del año 2000, los titulares de esa dependencia se regían por la Doctrina Estrada y solo matizaban sus intenciones protagónicas con base en los mecanismos oficiales y regionales. Jorge G. Castañeda, bajo el gobierno de Vicente Fox, buscó dar un giro a partir de su relación con el régimen cubano; la coyuntura de la crisis global de los atentados del 11-S en 2001 planteó nuevos retos.


Quince años después fuimos testigos de cómo Enrique Peña Nieto puso a uno de sus más cercanos colaboradores, Luis Videgaray en esa posición, una “gran vitrina”, pero que no resultó ser la necesaria para llegar a la candidatura presidencial. En cambio fue oportuno para el cambio que viviría la relación con EUA al llegar Donald Trump; muchos aún evalúan qué tan positivo/negativo fue su cercanía con Jared Kushner, el yerno del magnate.

Diferencias entre secretarios de Estado y Canciller


Es así como llegamos a la posición que hoy tiene Marcelo Ebrard en la cancillería; será nuestra cara más visible ante el exterior, debido al estilo del presidente López Obrador de no sentirse cómodo en foros internacionales. Por lo mismo debe enfrentar la “complicada e intrincada” relación con el gobierno de Trump; sabemos ahora los alcances y “los picaportes” que puede tener, así como lo esencial que será su habilidad para alcanzar acuerdos que no lesionen la soberanía. Así será nuestra política exterior en los años por venir.

Te puede interesar:
AMLO y Marcelo Ebrard dan primeros pasos en política exterior

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado