Metropolitano
La lucha del Centro Histórico contra la invasión
La Capital

La lucha del Centro Histórico contra la invasión

Mié 01 Marzo 2017 12:23

El Centro Histórico debe librar una batalla más allá del tiempo: la de la invasión de agrupaciones que han ocupado sin permiso muchos de los inmuebles catalogados como históricos, que el INAH debería proteger y que la autoridad no ha logrado liberar.

Según un registro de la delegación Cuauhtémoc y una lista obtenida a través del Sistema de Información Pública, hay más de 40 inmuebles con valor histórico, con más de 200 años de existencia, que han sido ocupados por organizaciones clientelares como la Asamblea de Barrios.

En julio pasado, el delegado morenista Ricardo Monreal entregó un listado a la Procuraduría General de Justicia capitalina, donde detallaba la ubicación y situación de más de 700 inmuebles invadidos, muchos de ellos con protección por su valor histórico.

“La invasión de inmuebles fue una práctica tolerada durante años por las autoridades, pero en Cuauhtémoc se acabó ya está práctica.”, dijo Monreal durante la entrega del documento.

El negocio de la ocupación ilegal

El 80 por ciento de los inmuebles ocupados ilegalmente por agrupaciones, como la Asamblea de Barrios, sirven como sede de negocios de distintos giros como: taquerías, bisuterías, misceláneas, loncherías, fondas, talleres de máquinas de coser y escribir, una babystore; para venta de artículos de belleza o de limpieza, ropa, mochilas, llaveros, e incluso para realizar limpias y lecturas de tarot.

Por ejemplo, en la calle Alhóndiga 9, que tiene una antigüedad de 187 años y posee una fachada tipo colonial, es sede de un negocio de venta de planchas de cabello, extensiones, y otros productos para estéticas.

Algunos comerciantes ocupan su fachada para recargar estructuras metálicas o colgar mercancía. Según el documento obtenido vía transparencia, el inmueble tiene riesgo de colapso total al interior.

Otro caso es el de la calle Belisario Domínguez 43, que alberga a Tacolandia, donde venden distintos tipos de garnachas y funciona sin problema. Este inmueble, donde además viven cinco familias, data de 1830.

Según las observaciones del listado entregado por Monreal a la Procuraduría, son 113 las familias que habitan en estos recintos.

Invasión sin castigo

De acuerdo con el artículo 238 del Código Penal de la Ciudad de México, el delito de despojo por grupos mayores de cinco personas, se sanciona con penas de tres meses a cinco años, mientras que al autor intelectual se le agregará un castigo de uno a seis años.

Además, a quienes cometan en forma reiterada el despojo de inmuebles urbanos en La Capital, se les impondrán de dos a nueve años de prisión y de cien a mil días multa.

Tan sólo en 2015 y 2016, el Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública registró 6 mil 614 despojos en la Ciudad de México, es decir, un promedio de nueve por día.

El despojo, un delito continuamente atribuido a la organización de la Asamblea de Barrios, y la tolerancia de las autoridades a estas invasiones, sería un atentado contra la propia historia del Centro capitalino.