Metropolitano
14_agresiones_cinturon_de_paz_notas_021009_ml.jpg
Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro.com

Marcha 2 de octubre y ‘cinturón de paz’ de Sheinbaum: ¿cómo funcionó?

Mié 02 Octubre 2019 20:28

Lo ocurrido el 2 de octubre de 2019 en la conmemoración por los 51 años de la matanza de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco deberá ser sometido a evaluación por parte de autoridades, organizaciones sociales y ciudadanos. La intención de contener acciones violentas y de vandalismo a través del llamado “cinturón de la paz” tendrá que evaluarse a fondo; el saldo es de cuatro heridos que requirieron atención médica. Como era de esperarse, la oposición lanzó todo tipo de críticas sobre todo al señalar que se puso a civiles, sin preparación, a atender eventuales acciones violentas.

Luego de las experiencias de los días  26 y 28 de septiembre, con las marchas de Ayotzinapa y de la Marea Verde en favor del aborto,  la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, determinó conformar un “cinturón de paz” para la marcha de este 2 de octubre: personal de la Comisión de Derechos Humanos (CDHCDMX) local y 12 mil funcionarios de distintas dependencias acompañarían a los participantes vestidos con camisetas blancas para contener e inhibir actos violentos.


Casi de inmediato, organizaciones y políticos de oposición criticaron que se estaba colocando a civiles sin preparación ni entrenamiento en asuntos de seguridad y respuesta a acciones violentas. Recordaron que eso es lo que se criticó cuando al tomar posesión Claudia Sheinbaum decidió disolver el Cuerpo de Granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública: no habría un agrupamiento de disuasión y contención en situaciones extremas que amenazaran la paz y la tranquilidad pública.


La tarde del 2 de octubre el “cinturón de paz” efectivamente se hizo presente, acompañó a los principales contingentes pero poco pudo hacer ante la violencia por parte de grupos de infiltrados o de encapuchados. El punto neurálgico fue la calle 5 de Mayo para desembocar en Monte de Piedad a unos metros ya de la Plaza de la Constitución: allí los encapuchados arremetieron contra quienes portaban las camisetas blancas al golpearlos, amenazarlos, o lanzarles pinturas por lo que la policía intervino; los voluntarios o fiscales de la Procuraduría General de Justicia local optaron por quitarse las playeras para evitar mayores agresiones.


La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Nashieli Ramírez, advirtió que aún era temprano para evaluar la estrategia del “cinturón de paz” pues era claro que fue integrado por personas que no estaban capacitadas para contener la violencia, y que si bien en algunos puntos funcionó, en otros fue inoperante; adelantó que se habían detectado violaciones a los derechos individuales tanto de manifestantes como de policías


Líderes e integrantes del PAN local, el expresidente Felipe Calderón así como políticos opositores a Morena y a sus gobiernos evidenciaron las fallas; remarcaron “la irresponsabilidad y crueldad” de poner a gente sin experiencia para confrontar actos vandálicos. No dejaron de señalar los problemas que surgen al desarticular un aparato de inteligencia como el CISEN.


La discusión sobre este tipo de acciones y estrategias seguirá abierta, de forma paralela a la que gira en torno a la política de seguridad emprendida a nivel local en Ciudad de México que poco se aleja de lo que se hace a nivel federal. Son los ciudadanos los que tarde que temprano darán su evaluación definitiva, a la luz de los resultados obtenidos.

Coparmex exige frenar vandalismo en marchas tras destrozos en Canaco