Metropolitano
10_sheinbaum_norberto_leonardo_godoy_1200_notas_130619_ml.jpg
Foto: Cuartoscuro / Facebook.com/mtfsdavid.parra / LaGacetameSinaloa

Norberto, Leonardo y violencia vs jóvenes ponen a prueba a Sheinbaum

Jue 13 Junio 2019 22:42

El Gobierno de Ciudad de México que encabeza Claudia Sheinbaum enfrenta otra vez casos de inseguridad que impactan e indignan a la ciudadanía: la muerte violenta de dos jóvenes estudiantes universitarios.  Los casos de Norberto Ronquillo y Hugo Leonardo Avendaño tal vez no son tan diferentes a algunos que ocurren en las zonas de mayores índices de inseguridad. Lo que agrava ambas historias es el sentido de vulnerabilidad y de violencia que los rodean, poniendo de realce que no importan la condición económica para ser víctimas.

La historia más reciente que cimbra a la capital es la del estudiante de la Universidad Intercontinental (UIC), Hugo Leonardo Avendaño, quien fue hallado sin vida el 12 de junio luego de desaparecer un día antes. En conferencia de prensa la procuradora de Ciudad de México, Ernestina Godoy, indicó que no fue secuestro pues a diferencia de Norberto no hubo llamada previa solicitando rescate alguno.


Godoy reveló que este tipo de casos generan un trabajo coordinado entre las autoridades capitalinos.  "Nos reunimos el gabinete de gobierno de la ciudad al llamado de la jefa de Gobierno, quien pidió que lo hagamos lo más rápido posible, respetando el debido proceso, los derechos humanos, y qué estaba pasando con este caso del joven Leonardo, con lo que llevamos hasta ahorita", indicó.


Lo que empata principalmente la historia de Leonardo con la de Norberto es que eran estudiantes de universidades privadas en la zona sur de la capital. Más aún, la escasa distancia entre las instituciones de donde ambos provenían: entre la UIC y la Universidad del Pedregal hay solo seis kilómetros de distancia.

A reserva de que las autoridades puedan confirmar eventuales nexos o algunas líneas comunes entre los dos casos, no puede dejar de retomarse lo informado en estos días: la existencia de una banda de secuestradores identificada como ‘Las Pelonas’, la cual opera desde 2015 y cuyas víctimas son generalmente estudiantes de preparatorias o universidades privadas en Tlalpan, Coyoacán y Xochimilco, tal y como ocurre con la UIC y la Universidad del Pedregal.


Las cifras también nos pueden dar una mejor fotografía de lo que se está viviendo. Norberto Ronquillo fue la cuarta víctima de secuestro que ha sido asesinada en Ciudad de México en lo que va de la administración de Claudia Sheinbaum. De acuerdo con las fuentes consultadas por Milenio, actualmente hay tres secuestros “activos” en los que la Procuraduría capitalina trabaja para intentar rescatar a las personas privadas de su libertad.

En la actual gestión, la Fiscalía Antisecuestros de la procuraduría capitalina ha iniciado 36 carpetas de investigación por este delito de alto impacto, con 39 víctimas, lo que significa seis secuestros denunciados mensualmente en promedio; de diciembre a la fecha han sido liberadas 31 víctimas. 


A nivel nacional, según el informe del Observatorio Nacional Ciudadano sobre el gasto en seguridad pública, en  2019 se destina a prevención es de 33 mil 065 millones de pesos; de éstos, 88.1 % se asigna a prevención, protección y fortalecimiento de la seguridad pública.

Allí se plantea una reducción en la inversión en cuanto a la búsqueda de desaparecidos: pasó de 32.4 mdp a solo 4.4 mdp, lo que representa el 86.5% de recorte en los primeros 4 meses del año.  Y como dato adicional, han pasado 6 meses y no hay nuevo titular de la Coordinación Nacional Antisecuestro desde que renunció Patricia Bugarin


Como sucedió hace unas cuantas semanas, al hablar de una ola de secuestros en las estaciones del Metro de CDMX, la administración de Claudia Sheinbaum debe emprender dos batallas: la de establecer un plan concreto en forma expedita y una política de comunicación efectiva que cambie la percepción de cómo se enfrenta la inseguridad en la capital del país.

Situación por la muerte violenta de dos jóvenes en CDmX

Godoy reconoce crisis de violencia en CDMX: diagnóstico es lapidario