Metropolitano
derrumbes_1200notas20041017.jpg
Cuartoscuro

PRD y Morena CDMX en conflicto por fallos y tragedias de sismo

Mié 04 Octubre 2017 19:01

Luego de disiparse el humo de los derrumbes y ver el desastre que dejó el sismo del 19 de septiembre, salieron a flote la corrupción, negligencia e indolencia de autoridades en Ciudad de México. El tema se complica porque a nivel central, el gobierno es del PRD; a nivel delegacional, donde mayores afectaciones hubo, el mando lo tiene Morena. Cada caso de edificios afectados se politiza y deriva en conflicto.

El caso del colegio Enrique Rébsamen en Tlalpan es emblemático por la cantidad de víctimas, las evidentes irregularidades y el enredo burocrático-administrativo donde se señalan a funcionarios de gobiernos anteriores pero nadie asume actualmente la responsabilidad de resolver y deslindar.

Pero basta recorrer los derrumbes en la colonia Roma, la Condesa o la Hipódromo Condesa, y revisar los antecedentes del inmueble para percatarse de ciertas similitudes:

- Los daños y riesgos se advertían desde hace 5, 10, 15 o incluso desde los sismos de 1985.

- Dueños hacían arreglos cosméticos e interponían todo tipo de recursos legales para mantener la operación del inmueble.

- Si el edificio, de fecha reciente, no cumplía o excedía las normas de la zona (pisos extras, instalaciones como helipuertos), extrañamente nadie intervenía ni en lo delegacional ni en gobierno central.

- Cada funcionario, de acuerdo al nivel que pertenece, asume que sí se hizo algo pero el diseño legal e institucional de responsabilidades es poco claro, limitativo y escasamente ejecutivo.


Como vemos, el tramo de responsabilidad abarca buena parte de los gobiernos perredistas, en lo delegacional y en lo central; ahora los delegados de Morena, ya sea Ricardo Monreal o Claudia Sheinbaum, les toca clarificar y denunciar lo que aparece en los registros. Los señalamientos apuntan en mayor medida a exfuncionarios originarios del Sol Azteca. Es entonces que ahora estalla la pugna a nivel político.



Así tenemos propuestas  como la del coordinador de los diputados locales de Morena, César Cravioto, para crear un órgano que investigue todos los casos de inmuebles derrumbados; según él, debe ser integrado por autoridades capitalinas, diputados de los distintos grupos parlamentarios, ciudadanos y académicos para garantizar transparencia.


Al respecto, Raúl Flores, presidente del PRD en CDMX, a propósito del caso Rébsamen, reconoció que se debe investigar a todos los involucrados incluyendo a funcionarios que gobernaron la demarcación por su partido, al INVEA, a funcionarios de la reciente administración de Morena en manos de Claudia Sheinbaum y a todo aquel que haya sido responsable.

Mientras tanto, los afectados  -deudos, familiares y damnificados- no reciben respuestas concretas y están expuestos a un tortuoso proceso de reconstrucción. Víctimas al final de cuentas de un fallido diseño institucional y pugnas políticas que serán privilegiadas, más aún que se acerca el 2018.