Partidos Políticos
jose_calzada_ruiz_massieu_notas250517.jpg
Cuartoscuro Calzada o Ruiz Massieu, opciones del PRI luego del 4 de junio
Jue 25 Mayo 2017 19:37

Más allá de los resultados del 4 de junio en los 4 estados, dentro del PRI hay corrientes y personajes de influencia a disgusto con el desempeño de Enrique Ochoa como dirigente. Por supuesto que lo que se obtenga de esa jornada será determinante si se queda o se va.. En la hipótesis de que sea removido, columnistas y en los pasillos de la política se habla de al menos dos nombres: Claudia Ruiz Massieu y José Calzada Rovirosa.

Si es posible hacer un “corte de caja” a estas altura de la presencia de Enrique Ochoa como líder nacional, varias voces señalaran que cumplió con ser el “dique” o la respuesta apenas necesaria a los embates que tal y como se preveía hubo por parte de Andrés Manuel López Obrador en esta etapa de campañas. 

La narrativa de luchar contra la corrupción en lo interno y señalar las fallas de los opositores necesariamente trajo un desgaste a Enrique Ochoa y a la figura del dirigente nacional priista. Por eso, si bien los resultados de la próxima jornada electoral tendrán su propio peso, el relevo es una posibilidad real pensando ahora en lo que será el proceso de elección del candidato presidencial y los temas del proceso 2018.

El cambio natural en la cúpula priista pasa por la secretaria general del partido, la excanciller Claudia Ruiz Massieu, quien de alguna manera ya subsanó su imagen política tras el relevo en la dependencia. Algunos dirán que habrá que ponderar si su carácter y su actitud son las que se requieren para este trance. A no dudar que el eventual cargo sería “una recompensa” por su trayectoria en la actual administración.

Lo que es un tanto sorpresivo es la aparición de José Calzada Rovirosa, actual secretario de Agricultura, entre la baraja de posibles sucesores. Hace meses también se colocaba como uno de los presuntos aspirantes a la candidatura presidencial.

Los indicadores del sector muestran que ha sido competente y ha colocado el rubro como un motor de la economía. Credenciales así lo respaldan con una fracción del priismo necesitado de promover resultados concretos en un ámbito que le genera votos.

Cuestión de unos cuantos días para tener claridad en el feudo priista, y saber cómo se organizarán con miras a la más dura de las batallas electorales en muchas décadas: la elección presidencial de 2018.