Lo Último

Politileaks


PRI_CARAS_LARGAS1200_notas17050718.jpg

En público PRI muestra unidad, dentro quieren pago de daños

Autor: Político MX

Jue 05 Julio 2018 21:08

En la encrucijada que le plantea el resultado de la elección, el PRI puede vivir escenarios que van de lo más gris a lo más negro. Una auténtica “implosión” de consecuencias nunca vistas: por un lado mantener hasta donde sea posible una imagen de unidad, mientras que por dentro habrá quien busque, de mínimo, un cobro de daños. Se hablará de refundación, pero lo que en realidad se dice entre líneas es un arrepentimiento de decisiones y estrategias fundamentales que derivaron en la mayor derrota de su historia.

Hasta ahora son tres los momentos que reflejan la devastación política dentro del tricolor y el elemental “control de daños” que intenta hacerse, pero de acuerdo con columnistas, es inevitable revelar la frustración y enojo que se vive desde el domingo 1 de julio.


Momento 1. Un grupo de 416 priistas exigió la renuncia de todo el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), así como la refundación del partido; la corriente Democracia Interna responsabilizó al presidente Enrique Peña Nieto y a su gabinete de la “debacle” electoral.

En 5 cuartillas demoledoras señalaron que se repartieron candidaturas y definieron liderazgos bajo “intereses políticos de un grupo, apoyados por el poder económico, las ambiciones personales y el desprecio por la militancia”.

En entrevista con Político.mx, el propio líder de la corriente Ulises Ruiz levantó la mano para dirigir al partido y responsabilizó al presidente Enrique Peña Nieto y al exlíder del tricolor Enrique Ochoa Reza; además de que pidió a algunos liderazgos que renuncien “por dignidad”.


Momento 2. La dirigencia se dio una “encerrona” de seis horas con los gobernadores, los coordinadores parlamentarios y líderes de sectores. Al salir, el presidente nacional René Juárez fue “institucional”: aseguró que se iniciará un proceso de reflexión profunda “del tamaño que los ciudadanos dieron la lección el domingo”. Eso sí, pidió respetar los tiempos establecidos en los estatutos: “no comamos ansias, respetemos las normas y los tiempos”.

Pero como lo advierten columnistas políticos: un elemental análisis de lenguaje no verbal de esa conferencia revela rostros adustos, tensos, molestos; con una Claudia Ruiz Massieu a punto del llanto, con gestos acongojados. De las paredes del PRI se filtró que la “encerrona” fue, por decir lo menos, “durísima” y en donde se pusieron todas las cartas sobre la mesa.


Momento 3. A Emilio Gamboa casi le traiciona el subconsciente luego de la conferencia y sus frases son casi transparentes: en estas elecciones al partido le “fallaron los candidatos, nos falló el trabajo dentro de nuestro partido, pero no hay una queja directa hoy, sobre nadie”.

Para explicar el “tsunami” que se vivió, tiene que reconocer que “se nos fue mucha gente a Morena, no tuvimos la posibilidad de meterlos en las listas”. Y el colofón no puede ser más evidente del arrepentimiento y hacia donde apuntan las miradas: nuestros estatutos, nos metimos un balazo en el pie, sin duda alguna, hay que revisarlos de nuevo y lo que tenemos qué hacer, es refundar un partido”.


Por demás incierto el camino que tome el Revolucionario Institucional. Dentro de las incógnitas a resolver es en qué momento se empezaran a tomar decisiones, si en este mismo periodo de transición sexenal o después del primero de diciembre; quiénes asumirán el liderazgo o incluso podría pensarse “una toma de poder” por los grupos que buscarán, ellos sí, culpables.

text

AMLO creció porque PRI no leyó lo que pasaba: Ramírez Marín
Leer más >>





Síguenos en nuestras redes sociales