Partidos Políticos
evangelicos1200_notas14130918.jpg
Foto: www.facebook.com/HugoEricPES/ PES y pérdida de registro: México queda sin partido evangélico
Jue 13 Septiembre 2018 21:26

Aunque parezca que el partido Encuentro Social queda fuera de combate al perder el registro oficial como fuerza política a nivel nacional, nadie debería darlo por descontado a mediano y a largo plazo. Si bien es incipiente su participación, incluso como el “aliado menor” de la coalición que hizo triunfador a Andrés Manuel López Obrador, representa una tendencia creciente en América Latina: los partidos de vocación y base evangélica, con una agenda propia que puede ir a la izquierda o a la derecha.

El Instituto Nacional Electoral (INE) fue fulminante al decretar la pérdida de registro de los partidos Encuentro Social y Nueva Alianza, por lo que oficialmente inició la liquidación de ambos organismos; el consejero presidente Lorenzo Córdova subrayó que fueron los ciudadanos quienes decidieron que sólo quedaran con registro ocho partidos políticos.


Al respecto, Hugo Eric Flores, líder de Encuentro Social, aseguró que sufrieron una injusticia porque no se les permitió recuperar votos, luego que constataron que los votos por la coalición "Juntos Haremos Historia" fueron mal contados.


Pese a ello, saben que forman parte de una “ola evangélica” en el continente. Representan prácticamente a uno de cada cinco latinoamericanos; ejercen una creciente presión en el debate político sobre cuestiones de familia, género y sexualidad; de acuerdo con cifras de Latinobarómetro 19% de los habitantes se definen como evangélicos.

Esto ya se traduce en triunfos políticos contundentes. En  Guatemala fue el teólogo evangélico y cómico Jimmy Morales quien ganó las elecciones de 2015 como un candidato antisistema, opuesto al matrimonio gay o al aborto; de poco han importado las acusaciones de financiamiento electoral ilícito, el procesamiento de su hijo y hermano por fraude, o gastos de miles de dólares públicos en lujos y regalos.


En la última elección de Costa Rica, el predicador evangélico Fabricio Alvarado disputó la segunda vuelta con una postura conservadora;  aunque perdió ante el oficialista Carlos Alvarado, por 61% a 33%, no dejó de sorprender a muchos que alguien que combina religión y política llegara tan lejos en la carrera presidencial en esa nación.


En Brasil los evangélicos tienen una bancada con decenas de parlamentarios en el Congreso y un pastor es alcalde de Río de Janeiro; sus votos podrían ser clave para el candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro, cuyas oportunidades de pasar a la segunda vuelta electoral en octubre se acrecientan luego del atentado del que fue víctima.


Las claves de estos avances son muy puntuales, según advierten los expertos. Marta Lagos, directora de Latinobarómetro, en entrevista para la BBC indica que “sí hay una influencia tremenda de la iglesia evangélica, sobre todo en la gente más pobre"; al igual que los católicos en Costa Rica, Colombia, Perú, Chile o Argentina se han unido en marchas por causas como la oposición al matrimonio gay y al aborto, o la "defensa de la familia" tradicional.


A su vez, los evangélicos en América Latina ganan, no solo los espacios que pierde la Iglesia católica, sino también el desencanto de la gente con la política y los gobiernos; proporcionan asistencia de distinto tipo, desde el cuidado de salud o de los hijos hasta en la búsqueda de trabajo. Por ello su agenda puede moverse según convenga, a la derecha o a la izquierda; de ahí puede entenderse lo ocurrido en la campaña 2018 y lo que puede pasar en los próximos años con el gobierno que se pondrá en marcha el 1 de diciembre.

Evangélicos buscan participar en foros de paz de AMLO