Partidos Políticos
07_combinada_portada_080319_km.jpg
Ortega, Pavlovich y otros aspirantes para secretaría general del PRI
Lun 11 Marzo 2019 18:52

En la reconstrucción interna del Partido Revolucionario Institucional (PRI) el camino no solo transita por quien busca ser el nuevo presidente o presidenta del Comité Ejecutivo Nacional (CEN). Por estatutos, tiene que ir en fórmula con alguien que ocupe también la secretaría general del partido; no se trata solo de cubrir una cuota de género, sino contar con un respaldo político y organizativo de la posición número dos en el organigrama partidista. Ante la falta del dirigente nacional, el secretario asume funciones y eventualmente el cargo.

Se habla que que quienes puedan contender serían legisladoras o incluso gobernadoras en funciones. Más aún, una de las contendientes estaría por concretar una alianza política de alcances desconocidos en favor de la unidad partidista.


Las aguas se revuelven dentro del tricolor ante el inminente proceso para renovar el CEN. Al menos 6 priistas han levantado la mano para buscar la dirigencia nacional: Alejandro Moreno, Ivonne Ortega, Ulises Ruiz, José Narro, José Ramón Martell y Lorena Piñón.

Para atender el proceso y las inquietudes de los interesados se creó una Comisión de Seguimiento del proceso, que encabezan el secretario General, Arturo Zamora, y el secretario de elecciones, José Reyes Baeza.


El puesto de secretario general es por demás relevante, de tal manera que cuando el titular renuncia  y es necesario convocar a una elección los requisitos son severos:

- Los aspirantes deberán tener más de diez años de militancia.

- Haber ocupado un cargo de dirigencia, haber residido al menos tres años en el país y estar al corriente en sus cuotas al partido.

- No podrá aspirar quien haya ejercido “violencia política”.

- No haber sido condenado por delitos graves del orden común o federal o por delitos patrimoniales.

- Deberán presentar tres apoyos, ya sea de al menos 20% de los consejeros nacionales, de la estructura territorial del partido o de los sectores.


Hasta ahora los radiopasillos priistas hablan de que la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, sería compañera de fórmula de José Narro; de ocurrir, sería una señal clara de que  la corriente alrededor de Manlio Fabio Beltrones le da todo el espaldarazo al exsecretario de Salud. Por el lado de Pavlovich, sería un blindaje “anticorrupción” pues no ha recibido observaciones de la Auditoría Superior de la Federación.


Donde más ruido se genera es en torno a Ivonne Ortega; desde hace años busca reivindicar a lo que llama los verdaderos priistas. En esta nueva encomienda, si bien se sabe que tiene toda la intención de competir por la presidencia, sí ha tenido reuniones con los equipos de los otros aspirantes; por ello han trascendido versiones de que dejaría la contienda.

Porque una posibilidad sin duda es que como exgobernadora de Yucatán podría decantarse para respaldar y fortalecer a quienes son, según fuentes priistas internas, los candidatos más fuertes:  José Narro o Alejandro Moreno, actual mandatario de Campeche. Los más renuentes advierten que, sea como sea, la llegada de Ortega al CEN implicará un giro en contra de los sectores más duros y tradicionalistas del PRI, con miras a su refundación.


Las próximas semanas serán sin duda decisivas para el priismo nacional: hay que observar con lupa a quienes se registren de manera oficial para la dirigencia, junto con su compañero/a de la secretaría general. Sus nombres y sus trayectorias serán un mensaje en sí.

PRI: 100 días de AMLO decisiones han sido erróneas e improvisadas