Partidos Políticos
3_pan_elecciones_notas_1200_110119_ml.jpg
Foto: Mario Jasso/Cuartoscuro.com PAN ante la encrucijada de 2019: ser opción ante Morena
Vie 11 Enero 2019 21:58

El Partido Acción Nacional tiene frente a sí uno de las mayores encrucijadas de su vida política electoral durante este 2019: volverse una auténtica opción frente a Morena, quien fue un “tsunami” en las elecciones del 1 de julio de 2018. Para el verano el blanquiazul deberá demostrar que llega unido, con discurso y propuesta para responder a las necesidades locales de cinco estados que van a las urnas, más la complicación inesperada que representa Puebla.

Para el 2 de junio en rigor, se pone en disputa  solo una gubernatura en Baja California donde también se renuevan los otros poderes estatales: por su lado Aguascalientes, Durango, Tamaulipas y  Quintana Roo votarán de manera indistinta por alcaldes y Congreso local. Cada estado tiene sus condiciones y problemáticas particulares, pero para el próximo verano el país habrá vivido 7 meses del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador lo que habrá de generar un ánimo diferente.


Es sin duda el primer gran reto de la dirigencia nacional que recién asumió Marko Cortés; habrá que ver cómo impulsa a los diferentes Comités Directivos Estatales para construir, en unidad, candidaturas efectivas que además de responder al panismo local capten a otros ciudadanos.

Analistas y expertos, tanto locales como del centro, advierten que el PAN medirá la fuerza de sus gobernadores; en principio los 4 necesitan mayoría en sus congresos locales para garantizar la gobernabilidad en la segunda mitad de su sexenio. 


La gran perla (salvo que Puebla no vaya a las urnas a la misma fecha) es sin duda la gubernatura de Baja California, la primera que vivió una alternancia política en la historia del país en el ahora lejano 1989; pero desde entonces solo mandatarios panistas han conseguido mantenerse. Se espera  de antemano una contienda entre los candidatos Morena y del PAN; en el caso del partido guinda el gran objetivo será también alcanzar el mismo número de votos o al menos el mismo porcentaje que obtuvo López Obrador en la elección presidencial. No menos importante las victorias en Tijuana y Mexicali, donde el lopezobradorismo ha realizado un trabajo de base desde antes de la elección del 2012. 


Otros casos relevantes son Aguascalientes y Durango donde habrá además elección de ayuntamientos. Muchos perfilan que se verán a los precandidatos a gobernador para dentro de tres años; de tradición bipartidista PRI-PAN, ambos estados son los únicos lugares en donde el tricolor compite con posibilidad de ganar.

No puede dejar de mencionarse la importancia que tendrá el factor seguridad, si no solo hay que revisar el caso Tamaulipas y en una escala cada vez más dramática Quintana Roo. De esa manera es necesario que los candidatos cuenten con una buena estrategia, además de presentar propuestas novedosas, que le brinden certeza a la ciudadanía de que resolverán los problemas de inseguridad cotidianos.


Finalmente, se advierte desde las columnas y los análisis que el principal rival del PAN es el presidente Andrés Manuel López Obrador, principal activo de Morena. El presupuesto normal es pensar que la simpatía y el reconocimiento del mandatario, o si es el caso, la aprobación de su gobierno se traduciría en votos; no siempre es así por lo que esa es la ventana de oportunidad para los candidatos blanquiazules lo que da la dosis necesaria de incertidumbre democrática a este proceso.

AMLO pide respeto para Astudillo en mitin ante abucheos