Partidos Políticos
prd_recortes1200_notas15151018.jpg
Foto: Notimex Recortes, rumores y crisis ideológica: ‘el infierno’ del PRD
Lun 15 Octubre 2018 19:03

En tan solo unos días se revelaron “las tripas” del desastre en que se ha convertido el Partido de la Revolución Democrática (PRD), no solo en lo electoral sino también a nivel de organización donde tendrá que cortar “de raíz” buena parte de su estructura. Su presente y su futuro está lleno de incertidumbre, pues los recortes de personal, los rumores de que necesita recursos de forma urgente y su crisis ideológica, pintan un auténtico infierno, que bien podría ser el “espejo” en el que se reflejen buena parte de las fuerzas políticas.

Todo se detonó al revelarse el conflicto con el Sindicato Unión de Trabajadores del Partido de la Revolución Democrática (SUTPRD); el líder nacional, Manuel Granados aseguró que el partido cuenta con 35 millones de pesos para hacer frente al proceso de liquidación de trabajadores y no hay necesidad de pedir apoyo al coordinador de los senadores, Miguel Ángel Mancera.



Pero es fundamental tomar medidas que van a la raíz del instituto político, al terminar con la estructura organizacional que se construyó desde hace 28 años. Ricardo Gallardo, coordinador de la bancada en la Cámara de Diputados, señaló que gran parte del personal que será liquidado formaba parte de los compromisos políticos que el partido adquirió desde su fundación. 


PRD y el camino de la reestructuración financiera:

- Renuncian 193 sindicalizados; 58 accedieron a un retiro voluntario quedando 130 que tendrán una liquidación conforme a la ley.

- Se plantea la venta de inmuebles, la disminución de viáticos y la reducción de plantilla del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

- Analizan volver a su antigua sede nacional en Monterrey 50 en la colonia Roma, ya que no es posible cubrir la renta en Benjamin Franklin.

- Manuel Granados renunciará a los 38 mil pesos mensuales que recibe como sueldo; aclaró que esta medida será voluntaria por parte de cada uno de los integrantes del CEN.

- Tienen que cubrir un adeudo de 125 millones de pesos derivados de una multa, cuando Andrés Manuel López Obrador era candidato a la Presidencia en 2012; es una reducción del 50 por ciento de sus prerrogativas desde el mes de agosto.


En una carretera paralela, no menos importante, está la discusión de qué es ahora y qué puede ser el PRD en el espectro político de México, sobre todo a partir del 1 de diciembre; el secretario general, Omar Ángel Ávila, negó que vaya a desaparecer, pues aseguró que ya hay un proceso de diálogo interno para conocer el perfil de oposición que deberá ser ante el gobierno de López Obrador.

Otros no son tan optimistas. Jesús Zambrano, exdirigente y uno de los fundadores, reconoció que “la gente ya no les cree y por eso tienen que cambiar”;  aclaró que aunque están lejos de la extinción, como se dijo en algunos medios, sí tienen que “construir algo nuevo y superior”.


Miguel Alonso Raya, de la Iniciativa Galileos, señaló que es necesario diseñar otro tipo de partido, también con personajes externos, lo que implica revisar todo, incluido el nombre; informó que se está invitando a intelectuales y académicos a acompañar el proceso de reconstrucción, entre los que se encuentran José Woldenberg y José Antonio Crespo.

Al respecto, Ángel Ávila señaló por su lado que el tema del nombre del partido no es lo importante, sino “cómo se reformula y se convierte en nueva opción política”. Se habla incluso que antes de la primera semana de diciembre, se reunirá el Congreso Nacional del PRD para decidir sobre la presidencia, y al mismo tiempo, la ruta para la reconstrucción: todo ello si logran superar sus diferencias crónicas entre “las tribus”.


Hablamos de un partido que hasta hace dos años se perfilaba todavía como la tercera opción política; pero ante “el tsunami de Morena” y la fallida alianza con el PAN tiene problemas económicos, organizativos y hasta de posicionamiento ideológico. Y por ahí estarán otros como Nueva Alianza o el Partido Humanista; al paso de los años podría observarse algo similar con otros organismos políticos. De ahí que la “caída final” o “renacimiento” del PRD es clave para entender qué pasará con el sistema de partidos en México en los próximos seis años.

Liberales, de centro y de democracia social: partidos extintos en México