Partidos Políticos
anaya_senado_notas12060917.jpg
Cuartoscuro Senadores del PAN tienen historia de desobedecer a Anaya
Mié 06 Septiembre 2017 16:45

A los panistas Javier Lozano, Ernesto Cordero, Roberto Gil, Salvador Vega y Jorge Luis Lavalle, los llaman traidores por haber votado diferente a su bancada cuando se eligió a la Mesa Directiva del Senado. En represalia, la dirigencia del partido amaga con expulsarlos de sus filas. Sin embargo, no es la primera vez que algún senador del PAN vota distinto a su grupo parlamentario, y no habían tenido problemas ni los amenazaron con sanciones.

corderistas_notas7050917.jpg


El voto rebelde, no es novedad

De acuerdo con información de Excélsior, de las mil 239 votaciones efectuadas en el Senado, el panista Víctor Hermosillo votó en 13 ocasiones diferente a las órdenes de su coordinador parlamentario.

-Francisco Búrquez y Ernesto Ruffo suman 11 votaciones contrarias a su bancada. En el caso específico de Búrquez votó en contra de los cambios a la Ley General de Derechos 2016; la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; la Miscelánea Fiscal y la Ley de Ingresos 2016; mientras que su coordinador Fernando Herrera votó a favor.

-Marcela Torres, 9 veces.

-Jorge Luis Lavalle y Roberto Gil, quienes enfrentan un proceso para ser sancionados, en 3.

-Mariana Gómez del Campo, también lleva 3.

-Ernesto Cordero y Javier Lozano en 1 ocasión.


Los Estatutos y el Reglamento de Militantes del PAN dicen que los afiliados están obligados a seguir la línea que marquen sus órganos superiores”. Además establecen que los coordinadores parlamentarios son una extensión del presidente nacional del partido. Sin embargo, ni Búrquez, ni Ruffo, ni Torres y tampoco Gómez del Campo fueron sancionados, ni siquiera amonestados por votar diferente a lo que les ordenó su coordinador Fernando Herrera.

En base a lo que dicen los estatutos, Ricardo Anaya, líder nacional del PAN, acusó a Lozano, Cordero, Gil, Vega y Lavalle de ser cómplices del PRI en el tema del pase automático del procurador Raúl Cervantes a la Fiscalía General. Anaya Cortés afirmó que Cervantes pasaría nueve años en el cargo, como un fiel guardián del sexenio de Enrique Peña Nieto que está por expirar, y que en caso de que se detectaran irregularidades, estas no se investigarían.


Ricardo Anaya también apuntó que con Ernesto Cordero en la presidencia de la Mesa Directiva del Senado, el PRI podría imponer a Cervantes como fiscal general.

Ahora la Comisión Permanente de Acción Nacional investiga el proceder de los senadores rebeldes y podría sancionarlos. Los llamados senadores rebeldes rechazaron ser aliados del PRI y aseguraron que votarán en contra del “pase automático”.


Pacto por México, cuando PAN era aliado de EPN

Cabe recordar que entre 2012 y 2013, en los tiempos del Pacto por México cuando el PAN abiertamente se hizo aliado del Gobierno Federal, el Congreso dio luz verde a 73 propuestas de Enrique Peña Nieto. En ese entonces Ricardo Anaya ocupaba una curul en la Cámara de Diputados.

Al respecto Ernesto Cordero mencionó: “Si alguien ha sido acomodaticio con el gobierno es el propio Anaya. Allí está el Pacto por México. Es una muestra de su docilidad con el gobierno”. 

Cordero agregó que Ricardo Anaya, siendo diputado federal, votó en favor de la reforma para crear la Fiscalía General: “Pero también le dio su voto al 16 transitorio de la ley secundaria, que contiene el cuestionado pase automático; es decir,  “quería que Murillo Karam fuese el fiscal”.



Ricardo Anaya reviró y aclaró que él directamente no votó a favor del “pase automático”, pues en diciembre de 2014 estaba de licencia, porque fue designado como presidente interino del PAN. En total 370 diputados, incluidos 96 panistas votaron a favor de la minuta.  Entre ellos estaba la suplente de Anaya, Ana Paola López.

“En aquel momento, se consideró un enorme avance dotar de autonomía constitucional a la Procuraduría General de la República y transformarla en una Fiscalía General. Lamentablemente no fue materia del debate el tema del llamado pase automático”, dijo Anaya en un comunicado.


Lo que llama la atención es que el presidente nacional de un partido ordenara a sus diputados que votaran a favor de algo sin darse cuenta. Sin embargo; el propio Anaya antes avaló a otro “fiscal carnal”, se trata del priista Jesús Murillo Karam. En diciembre de 2012 , Murillo Karam pidió licencia a la Cámara de Diputados para convertirse en procurador general de la República, ahí estuvo Anaya en su curul, y su grupo parlamentario aprobó que se otorgara licencia a Murillo Karam.

El entonces coordinador de los diputados panistas habló así del priista: “Antes de que se someta a votación la licencia del compañero diputado don Jesús Murillo Karam, para separarse de su encargo, como lo ha anunciado él personalmente desde la Mesa, a nombre propio y de mi Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional deseo reconocerle la conducción de la Mesa, siempre con pulcritud, siempre con objetividad”. 

A Ricardo Anaya la crisis en el Congreso por el tema del pase automático de Cervantes le vino bien, pues en dos semanas se apagaron los rumores por el presunto enriquecimiento ilícito de su familia, escándalo por el que acusó al Gobierno Federal. En medio de la fractura del PAN y la parálisis legislativa, Anaya pudo operar y formalizar la conformación del Frente Amplio con el PRD y Movimiento Ciudadano, un punto a su favor en sus aspiraciones presidenciales hacia 2018.

Lozano califica a Anaya como peor que Madero y parecido a AMLO