Apenas dio arranque el proceso interno de Morena para definir al nuevo “coordinador en defensa de la 4T” que, posteriormente, se convertirá en el candidato del guinda rumbo a las elecciones presidenciales de 2024. Sin embargo, ya hay acusaciones a las “corcholatas” de no haber respetado las reglas establecidas para este fin. 

A respecto el dirigente nacional del partido, Mario Delgado, ha descartado que Morena imponga sanciones a las “corcholatas” que rompan los acuerdos del proceso previo a la realización de la encuesta. Dijo que desde el partido no puede hacerse porque no es un proceso jurídico sino un proceso interno de organización.

No obstante, aseguró que si lo infringen será la gente la que evalúe si cumplen o no sus compromisos, pues está “a prueba su lealtad al movimiento” y el respeto a su palabra. Esto tras señalar que todos se comprometieron a que primero iba el proyecto y luego su persona, “entonces la sanción será por parte de la gente, no del partido”:

“Me preguntan mucho qué sanciones hay… y si alguien incumple el tema de no ser austero, o si un gobernador o presidente municipal no cumple este acuerdo, o si un aspirante incumple con las obligaciones que tiene, cuál va a ser la sanción del partido. No estamos viviendo un proceso jurídico de tal manera que pudiera haber algún tipo de sanción directa por parte del partido al aspirante”.

“La gente va a evaluar si ellos están cumpliendo o no en sus compromisos, digamos que estamos ante un procesamiento en donde está a prueba la lealtad de los aspirantes, el compromiso que tienen con su palabra empeñada que dieron a este proceso”, dijo Mario Delgado.

La reglas que no se han respetado

Cabe recordar que en los últimos días, las “corcholatas” Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Adán Augusto López y Ricardo Monreal, han estado en el ojo del huracán luego de que se les acusara de romper las reglas de Morena a tan solo un día de habeR iniciado el proceso el 11 de junio.

Algunos de los aspirantes han asistido a medios de comunicación que se cuestionó sobre si están “en contra” de la 4T, rompiendo el principio de no asistir o dar entrevistas a ciertos espacios y periodistas. Tal fue el caso de Ebrard y Sheinbaum, quienes aparecieron con Ciro Gómez Leyva y Forbes, respectivamente, plataformas que han sido criticadas por AMLO.

Además han mostrado apoyo no solo de sus simpatizantes en momentos que se había acordado a llamar a no hacerlo, sino también de gobernadores y legisladores. Por ejemplo, Adán Augusto López, exsecretario de Gobernación con el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla.

Por ello, el dirigente morenista ha llamado a llevar a cabo un proceso organizativo ordenado, “que sea fraterno, que sea respetuoso, que sea leal con el movimiento” y que deje un precedente de un comportamiento ético entre compañeros de partido.