El dominio de Morena en 23 de los 32 estados del país podría darle un fuerte impulso al partido para amarrar la contienda presidencial. Y no sólo eso, los guindas también aspiran a llevarse las 9 gubernaturas que están en juego, además de que puedan quedarse con algunas elecciones locales clave.

No obstante, a unas semanas de que se lleven a cabo los comicios en las 32 entidades federativas, el partido en el poder atraviesa fracturas y divisiones internas en estados imprescindibles.

¿En qué carreras está viéndose afectado Morena por fricciones entre su militancia y representantes?

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

Van por destitución de Claudia Delgadillo

La lucha por la gubernatura de Jalisco tomó un giro inesperado para la aspirante Claudia Delgadillo. Y es que algunos morenistas adoptaron una postura confrontativa en contra de su candidatura.
Tal es el caso de Sandra Espinosa, regidora de Morena en Zapopan, y Mizraim Alonso, diputado local del mismo partido, quienes recientemente exigieron a su dirigente nacional, Mario Delgado, la destitución de Delgadillo como candidata.

Esto, debido a las polémicas en las que ha estado involucrada la exdiputada, pues en un mitin en el municipio de San Sebastián del Oeste, fue captada en presunto estado de ebriedad.

“Claudia Delgadillo no representa los valores de Morena (...) Su desempeño ha sido muy deficiente, y eso le está costando puntos al proyecto. Si seguimos así, perderemos la mayoría de votaciones”, advirtió Espinosa. 

Pero este no es el único asunto que refleja las pugnas que hay en Morena en el estado jalisciense; el pasado 9 de mayo, un acto en la localidad de Tlajomulco terminó con violencia entre supuestos miembros del partido, que protagonizaron una trifulca mientras Lulú Barrera, candidata morenista por la presidencia de ese municipio, daba un discurso junto a Delgadillo.

Inconformidades por Rommel Pacheco

En Yucatán, diversos militantes del partido guinda protestaron la postulación de Rommel Pacheco como contendiente de Morena por la presidencia municipal de Mérida, ya que en el pasado, estuvo en las filas del PAN y fue diputado federal del blanquiazul. 

Incluso, surgieron algunos morenistas consideraron que Pacheco representa un “gran peligro” para la fuerza política y que podía traicionar el movimiento: “no cuenta con estructura, ni tiene afinidad con la militancia”, expusieron.

El rechazo a su perfil fue aún más notorio y explícito cuando el pasado 28 de abril, presuntos fundadores de Morena y simpatizantes se fueron a los golpes en las afueras del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPAC) tras el debate entre aspirantes.

Desbandada en Morelos 

La renuncia de Lucy Meza al partido luego de haber acusado que fue excluida en el proceso de selección de candidaturas en Morelos, sacudió a Morena. No sólo porque se unió al bloque opositor para buscar la gubernatura del estado, sino que su salida resultó en que un grupo de morenistas, encabezado por la consejera estatal Emili Dorazco, expresaran su apoyo a la exsenadora.

De este modo, se evidenciaron las diferencias con las decisiones que tomó la dirigencia para colocar a Margarita González Saravia en la carrera por la entidad morelense, pues su candidatura no fue del agrado de varias facciones. 

Meza, por su parte, ha manifestado en reiteradas ocasiones que el gobernador con licencia Cuauhtémoc Blanco, ha “secuestrado al partido” y que con ello busca fuero para que no sea investigado por supuestos casos de corrupción.

Recordemos que Blanco aspira a una diputación federal plurinominal por Morena.