Mujer finge su secuestro, cobra el rescate y gasta el dinero en jugar bingo

Una mujer de 47 años fingió estar secuestrada y cobró el dinero de su rescate... para seguir jugando al bingo.

Mujer finge su secuestro, cobra el rescate y gasta el dinero en jugar bingo
Foto: Capturas de Facebook / Sopitas

Es bien sabido que los juegos de azar se vuelven parte de la vida de algunas personas en un nivel intenso. Hay quienes no pueden dejar de apostar o de repente, por ahí conocemos a alguien que invierte una buena parte de su tiempo en casinos, por ejemplo… pero quizá pocas situaciones se comparan con lo que hizo recientemente una mujer en España para jugar al bingo.

Resulta que esta señora de 47 años ha sido detenida ya que fingió su propio secuestro, le llamó a su esposo para pedirle que le ayudara a pagar su rescate y todo ese dinero realmente lo utilizó para seguir entrándole al juego antes mencionado. Las autoridades se encuentran a la espera de que un juez determine la situación de la inculpada.

Los hechos ocurrieron el pasado 4 de octubre, pero se han viralizado en los recientes días luego de que el cuerpo de seguridad conocido en Cataluña como los Mozos de Escuadra, diera a conocer el caso. La cosa fue que, como mencionamos antes, una mujer -de la cual no se ha dado conocer la identidad- fingió su secuestro para cobrar el rescate y seguir echando la partida de bingo.

El asunto estuvo tal que así… el esposo de esta señalada llamó a la policía de Baladona para reportar que su pareja había secuestrada. De acuerdo con el diario El País, la señora de de 47 años le habló a su marido y le dijo que los supuestos secuestradores estaban pidiendo 6 mil euros (o sea, unos 142 mil pesos mexicanos) para liberarla. El esposo no la pensó dos veces y se puso en contacto con las autoridades para solicitar el apoyo.

Los Mozos de Escuadra de inmediato solicitaron el apoyo de  Unidad Central de Secuestros y Extorsiones de la policía catalana para que atendieran la investigación. Es decir, hubo una movilización importante, pero ni de chiste veían venir lo siguiente.

Con información de Sopitas