Parlamento abierto: de la representación a la participación ciudadana

Alejandra Lagunes

parlamento_abierto_notas9051218_ct.jpg

Foto: Misael Valtierra/Cuartoscuro

Alejandra Lagunes

Mié 11 Noviembre 2020 06:00

El Gobierno Abierto surge como un nuevo paradigma y modelo de relación entre los gobernantes y la sociedad. Se trata de una nueva cultura de la comunicación, un nuevo modelo organizativo y la liberación del talento creativo dentro y fuera de los perímetros de la función pública. No hablamos solo de tecnología, sino de una estrategia social y relacional que impulsa y estimula una cultura de cambio en la concepción, gestión y prestación del servicio público.

El concepto de gobierno abierto ha sido nutrido por cuatro elementos principales:

  • Transparencia;
  • Rendición de cuentas;
  • Participación ciudadana;
  • Innovación y uso de las tecnologías.

En fechas recientes diversos sistemas democráticos en el mundo han reconocido la existencia de mecanismos e instrumentos de participación ciudadana. La idea es que cuanto más alto es el nivel de participación ciudadana en los procesos políticos y sociales de un país, más democrático es su sistema.

Sin la participación ciudadana, la democracia pierde su representatividad y legitimidad. La participación permite ejercer los derechos de la ciudadanía en diferentes espacios; por ello, es importante fomentarla e integrar sus opiniones en los procesos de toma de decisiones.

Los legisladores y representantes de la ciudadanía jugamos un papel crucial en fomentar y garantizar la participación de todos los sectores de la sociedad y tenemos la obligación de escuchar y considerar el mayor número de voces y opiniones cuando tomamos decisiones.

En la presente legislatura durante los procesos de aprobación de modificación de leyes o cambios constitucionales se han abierto espacios para escuchar las voces de personas expertas, académicas, y de la sociedad civil organizada. Este fue el caso, por ejemplo, de la reforma constitucional que dio vida a la Guardia Nacional.

A estos ejercicios les hemos llamado “parlamento abierto”, cuando en realidad, solamente son ejercicios de participación ciudadana y que no cumplen con todos los principios que un parlamento abierto implica. Un parlamento abierto no son solo mesas de trabajo, o foros en los que escuchamos a la sociedad. Un parlamento abierto, no son solamente las minutas de esas reuniones o la transmisión de las discusiones en vivo por redes sociales. Un parlamento abierto, no es la publicación de información sin formato de datos abiertos.

Acciones trascendentales como la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la eliminación de los fideicomisos públicos o la cancelación de la reforma educativa tuvieron que incorporar la participación ciudadana y la opinión vinculante de los sectores que se verían afectados. Y para lo anterior, requerimos hacer un cambio en nuestra forma de trabajo.

De acuerdo con la Alianza por el Parlamento Abierto, un parlamento abierto es una institución legislativa que explica y justifica sus acciones y decisiones; que garantiza el acceso a la información pública de manera proactiva; que involucra en sus procesos la pluralidad de grupos políticos y sociales y que; para todo ello, utiliza estratégicamente las tecnologías de la información y comunicación.

En suma, un parlamento abierto:

● Rinde cuentas

● Es transparente

● Fomenta la pluralidad y la participación ciudadana

● Utiliza la tecnología

A pesar de los avances logrados, es necesario incentivar más y mejores prácticas para la implementación de los principios de Parlamento Abierto en el Senado de la República. De acuerdo con los resultados presentados en 2017 por el grupo de organizaciones de la sociedad civil que impulsan la Alianza para el Parlamento Abierto, estos son los principios para Parlamento Abierto:

  1. Derecho a la información
  2. Participación ciudadana y rendición de cuentas
  3. Información parlamentaria
  4. Información presupuestal y administrativa
  5. Información sobre legisladores y servidores públicos
  6. Información histórica
  7. Datos abiertos y software libre
  8. Accesibilidad y difusión
  9. Conflictos de interés
  10. Legislación a favor del gobierno abierto

Es por todo lo anterior que en diciembre de 2018, propuse reformar el Reglamento del Senado de la República para garantizar los ejercicios de parlamento abierto, y así fomentar la pluralidad y la participación ciudadana. Para lograrlo, debemos reconocer el derecho que tienen las personas de participar de manera activa en las decisiones que impactan en la sociedad. Para construir el México del futuro es fundamental, reconocer el derecho a la voz ciudadana en parlamentos, cabildos y consejos.

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado