Ana María Salazar
Dámaso López
Armando Monroy / Cuartoscuro Violencia, Campañas y Amenazas
Jue 04 Mayo 2017 06:17

Las elecciones del 2017 se están llevando a cabo en medio de una ola de violencia en el país. Todo parece indicar que la violencia continuará incrementando para las elecciones presidenciales del 2018, aunque podría suceder también un incremento de la violencia política, lo más probable es que la inseguridad que más afecte a México el año que entra estará relacionada con la guerra intestina que está emprendiendo el crimen organizado. Esta semana el Gobierno Federal detuvo a Dámaso López, presunto sucesor del Chapo Guzmán en el cártel de Sinaloa, quién se sabe que peleaba la cabeza del grupo delictivo con los hijos del Chapo Guzmán. Y aunque se especula el impacto de su detención y el futuro del cártel del Pacífico, más que ayudar a que se reduzca la violencia, probablemente podría ser un catalizador de ella.

Es imposible imaginar que la violencia no vaya a tener un impacto en las elecciones. La pregunta es cuanto, como y dónde.

Esto nos lleva a las amenazas que recibió hace unos días Andrés Manuel López Obrador en el Estado de México, donde apareció una manta firmada por “La Familia Unida”, una corona de flores y un vehículo quemado.

El Institute for Economics and Peace publicó hace unas semanas su cuarto “México Peace Index (MPI)”, Índice de Paz en México. Siendo una ONG, el Institute for Economics and Peace tiene algo de credibilidad, especialmente en un momento en que el mismo Gobierno Federal ha tratado de minimizar el nivel de violencia en el país.

De acuerdo con el estudio, este es el primer deterioro importante en el estado de paz del país desde la llamada guerra de Felipe Calderón. Este deterioro se atribuye al incremento del 18.4 por ciento en los homicidios, el 61 por ciento de ellos fueron resultado de ataques letales con arma de fuego. Este es el segundo año consecutivo en que México tiene un incremento en la tasa de asesinatos con arma de fuego.

¿Qué tiene que ver el incremento de la violencia y las amenazas a Andrés Manuel López Obrador? ¿Estamos viendo un patrón de amenazas que se verá en el futuro? A la primera pregunta, la respuesta no es clara. A la segunda pregunta, la respuesta es probablemente.

Es difícil argumentar que las organizaciones criminales tienen claras intenciones políticas y que la amenaza hecha contra Andrés Manuel este vinculado directamente con detener su candidatura en el 2018.

Pero ante la impunidad que existe en el país, las dificultades que tienen las autoridades de controlar algunas regiones del país, no sorprenden que quieran demostrar su presencia, su capacidad de intimidar o que busquen influenciar elecciones en algunas regiones del país. 

Y si la historia se repite, ninguna de las amenazas que reciben los candidatos, ya sean reales o parte de una campaña ilegal para intimidar, ningún de los casos de amenazas serán resueltos y no habrá castigos.

El problema es que, si las organizaciones criminales piensan que pueden amenazar candidatos, recibir publicidad de los medios y que no habrá consecuencias, seguramente lo continuaran haciendo no solo para el 2017, especialmente para el 2018.