Claudia Ivett García
sillazos_claudia_opinion2111118.jpg
Foto: Cuartoscuro ¿Democracia a sillazos?
Jue 22 Noviembre 2018 00:26

Normalizar la violencia es un peligro inminente, pero normalizar la violencia al interior del sistema de partidos políticos en México, es aún más grave.

¿Y entonces por qué estamos acostumbrados a los violentos Congresos Nacionales del PRD? Los disturbios que tuvieron lugar este fin de semana resultan totalmente inaceptables. Sillazos, golpes y descalificaciones precedieron a las reformas estatutarias del Partido de la Revolución Democrática.

Pero la pregunta es: ante tales escenarios de violencia ¿qué opciones tenemos? 

Debemos recordar que de acuerdo con las leyes mexicanas vigentes, los partidos políticos son entidades de interés público; eso significa que su existencia tiene la finalidad de promover la participación política de los ciudadanos.

Pero, actos como los recientemente protagonizados por militantes del PRD, ¿le representan? ¿Promueven la participación política de la ciudadanía?

Hasta la reforma constitucional del 2012, los partidos políticos eran la única opción que existía para que usted pudiera participar en la vida política de este país y acceder de esta manera a la representación popular y a un cargo público. Con la reciente inclusión de la figura de candidaturas independientes en México, se abren nuevas directrices que sin embargo están lejos de ser la solución al problema.

Vamos a reflexionar ¿cuánto le cuestan los partidos políticos a México?

En 2018 los partidos políticos recibieron más de 12 mil 752 millones de pesos; una cifra que incluso marcó un récord ya que hace 6 años, en el 2012, los partidos políticos gastaron poco más de 11 mil 39 millones de pesos.

Vamos nuevamente al ejemplo del PRD. Para el pasado proceso electoral, el PRD obtuvo mil 478 millones de pesos. Fue de hecho el tercer partido en obtener más recursos a nivel nacional tras el PRI y el PAN.

Ante la fragmentación de partidos políticos que se vive actualmente en México, es importante mantener este sistema como una forma de democracia participativa, si, pero también, es importante preparar las reformas políticas que permitan su evolución y también que lleven a una eventual depuración de partidos políticos en México.

Recordemos que el fortalecimiento del sistema de partidos en nuestro país inició a finales de la década de los 70 y empezó a dar resultados en el documentado año de 1988. En pleno siglo XXI, seamos claros, urge una reconfiguración del sistema de partidos.

Neopanismo ¿a la altura de las circunstancias?