Claudia Ivett García
marcha_lgbt_notas11220617.jpg
Cuartoscuro

Diversidad Sexual, con Seguridad Social

Jue 08 Noviembre 2018 08:30

Las banderas de colores predominaron en los escaños del Senado de la República en una sesión histórica. Por fin, después de décadas de inequidad y discriminación, la comunidad LGBTTTIQ se perfila a recibir los beneficios justos de Seguridad Social en los dos institutos rectores de salud en México, el IMSS y el ISSSTE.

¿Por qué en el México del siglo XXI una persona heterosexual puede asegurar a su pareja y una persona homosexual recibe reglas totalmente diferentes, aún cuando paga exactamente las mismas cuotas establecidas en la ley?

Esta pregunta, legitima e impostergable, resonó en las comisiones de Seguridad Social y Estudios Legislativos de la cámara alta. El dictamen había sido aprobado de manera arrolladora, y fue así como llegó al pleno del Senado, en un ambiente de pluralidad. Al referiste a esta ley, algunos utilizaron la palabra “tolerancia”, palabra que personalmente no comparto dado que la diversidad sexual no debe ser tolerada, sino respetada.

El proponente de esta iniciativa, el senador Germán Martínez, aquel que fuera por más de tres décadas del bastión panista, y quien se perfila para ser el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, está utilizando sus tres meses de quehacer legislativo previo a su incorporación al Sector Salud para corregir lagunas legales en esta materia que habían estado en la “congeladora” por décadas. Así lo declaró: “Las puertas del IMSS no deben estar cerradas por prejuicios, no deben estar cerradas por odio y no deben estar cerradas para humillar a nadie”.

¿Y por qué este tipo de reformas, que legitiman y dan voz a la comunidad LGBTTTIQ habían estado en la congeladora legislativa? simplemente porque no eran temas redituables en las urnas, porque eran temas políticamente incorrectos y además porque una gran batalla ahora ganada, aún no sucedía. 

Vamos a la historia

En 2015 hubo un parteaguas en materia jurisprudencial. La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, determinó la constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo. Por lo anterior, los congresos federales y locales se ven en la doble obligación de reconocer todos los derechos derivados de esta unión matrimonial entre personas del mismo sexo. Hasta ahora, solo nueve Estados de la República han regulado los matrimonios entre personas del mismo sexo: CDMX, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Morelos, Nayarit, Colima, Michoacán y Quintana Roo. 

¿Y los 23 estados restantes? ¿cuándo atenderán al principio pro persona? Ahora no solo lo dice nuestra Carta Magna, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación; también lo dicta la conciencia colectiva, que ya está reflexionando respecto de dichas obligaciones del Estado Mexicano para con todos los sectores de la sociedad.

Ante tal contexto, uno a uno, los nombres de los 110 senadores presentes en el pleno se iluminaron de verde en el tablero electrónico, para mostrar un resultado contundente: 110 votos a favor, 0 votos en contra, 0 abstenciones. En esta ocasión, ni el PAN ni el PES, partidos que se han referido en contra de los matrimonios igualitarios, se opusieron. Es así como los senadores votaron por la igualdad y la no discriminación y dieron el primer paso para asegurar el acceso al derecho de seguridad social, servicios y prestaciones a los cónyuges y concubinos del mismo sexo de quienes se encuentran aseguradas y asegurados en el IMSS y el ISSSTE.

¿Cuál es el siguiente paso?

Este tema fue turnado a la Cámara de Diputados para su discusión y aprobación en comisiones. Importante que avance, ya que el sistema de protección social del Estado Mexicano, no puede seguir siendo el reflejo de la fragmentación sectorial que tanto lesiona a nuestra sociedad.