Fernando Dworak
Mitines partidos pan pri prd morena
Cuartoscuro

2018 y el riesgo de hacer quinielas adelantadas

Jue 17 Agosto 2017 20:17

Había una caricatura donde un perro guardián dormía frente a su casita, amarrado a un poste. Salía por detrás el gallo Claudio y lo despertaba a casuelazos. El can, sobresaltado, corría hasta que la cuerda se tensaba y caía ahorcado por su collar. Así lucen políticos, intelectuales y opinadores cuando especulan sobre quiénes competirán contra López Obrador en 2018.

Aparte de las rutinas sexenales como convocar a frentes, candidatear a cuanta persona prestigiosa se atraviesa y proponer reformas basadas más en bonitos deseos que en diagnósticos y escenarios, todo está en el aire. El PRI debe acordar su proceso para designar candidatos, el PRD cambiará su dirigencia en los próximos meses y del desenlace de Coahuila depende el liderazgo de Ricardo Anaya.

Antes de correr, habrá que ver si la inestable coalición de intereses locales que es el PAN se alinea por un candidato sólido y competitivo o por alguien que sólo tiene posicionamiento en encuestas. Si el PRD resiste la amenaza de una desbandada hacia Morena que terminaría por desdibujarlo. Y si pasan eso, ver su interés por una coalición. En una de esas termina fortaleciéndose el único partido que, al menos, tiene espíritu de cuerpo: el PRI.