Fernando Dworak
anaya_zavala_moreno_valle_pan_notas020517.jpg
El ring azul
Vie 09 Junio 2017 06:03

La política se mueve en el conflicto. No hay “guerras limpias” o pláticas de café cuando se juega el derecho a decidir quién vive y quién muere. Se distingue al buen político por cómo procesa el disenso. El votante desconfía de partidos que  se pelean en público. Podrán apuñalarse en privado pero se espera que salgan a los medios tomados de la mano.

Los panistas están acostumbrados a hacer públicos sus debates ideológicos y de proyecto, lo cual es sano. Sin embargo confunden eso con pelearse en los medios por cotos de poder. Mientras el liderazgo de Ricardo Anaya pende de un hilo por Coahuila, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle luchan por la candidatura, metiendo a todos en la ruta del desgaste prematuro.

El crecimiento del partido no es firme. Varios de sus gobernadores son expriístas. Su capacidad para formar y promover nuevos cuadros es baja. En lugar de tener un discurso y un programa que seduzcan al elector, han crecido más por los errores y escándalos del PRI.

Y lo peor: ninguno de sus precandidatos tiene más que un buen posicionamiento en encuestas. Josefina comprobó que eso sirve para dos cosas si el candidato no es competitivo.