Fernando Dworak
Inseguridad CDMX
Cuartoscuro La seguridad como bandera de campaña
Vie 23 Junio 2017 05:47

En política no hay crisis intolerable mientras se le pueda sacar provecho: sólo se atajará si no queda de otra. Eso implica, entre otras cosas, que los ciudadanos sepamos qué exigir para que no se vayan por la tangente.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la incidencia delictiva se disparó en mayo. Algunos gobernadores culpan al nuevo sistema de justicia penal y la falta de prisión preventiva. Suena lógico y les permite salirse por la tangente. ¿Es realista?

Olvidemos que la reforma se publicó en 2008 y los gobernadores tuvieron ocho años para preparar la estructura y anticipar posibles efectos. El hecho es que toda implementación requiere un tiempo de calibración y falta experiencia para saber qué modificar si es necesario.

Es difícil imaginar una iniciativa de reforma para un sistema que apenas se está implementando que no contenga ocurrencias de coyuntura en vez de diagnósticos. Y si acaso la hubiera, a los gobernadores les es más rentable culpar a la federación. Y a los partidos les resulta más práctico usar el tema como caballito de batalla rumbo a 2018 para ganar votos.

¿Quién paga el plato por tanta irresponsabilidad? Los ciudadanos.