Fernando Dworak
zavalabronco__notas6140518.jpg
Sobrevaloramos a los independientes
Jue 17 Mayo 2018 21:22

Hace 2500 años había un aristócrata romano llamado Cincinato que, habiéndose retirado de la política, se dedicaba a la agricultura. Hubo una crisis tan grande que fue llamado a ser dictador para enfrentarla. Una vez resuelta y aunque gozaba de poderes extraordinarios, volvió a su finca. Aunque la narración es más propaganda y nuestra sociedad es muy distinta, muchos imaginan algo similar con los candidatos independientes.

En nuestra desilusión por los partidos seguimos creyendo en salvadores en vez de pensar estratégicamente. Las candidaturas independientes posibilitan que participen personas sin afiliación pero no garantizan “pureza” ciudadana, sea lo que signifique. Tampoco es sinónimo de competitividad.

Las candidaturas independientes serán exitosas en gobiernos locales, donde una persona tiene arraigo y hay responsabilidades claras. Serán testimoniales en los demás cargos, pues mayor población requiere más trabajo de base y mayores costos para sostener estructuras.

Hemos sobrevalorado la figura, pero el reto no es buscar la equidad para los independientes, sino obligar al oligopolio partidista a ser más competitivo. Entre los puntos a revisar estaría reducir financiamiento público y tiempos del Estado, incrementar umbral de representación para mantener prerrogativas y revisar el modelo de comunicación política.