La peor crisis con el peor gobierno

Hannia Novell

11_camara_diputados_senado_amlo_empleo_covid_1407020_km.jpg

Fotos: Cuartoscuro.com e IDIC

Hannia Novell

Lun 09 Noviembre 2020 14:06

En México hace falta mando, coordinación, rumbo. Vivimos la peor crisis, con el peor gobierno. El país está al borde del precipicio.

El manejo del COVID-19, en la primera ola, fue desastroso y colocó a México en los primeros lugares de contagios y decesos a nivel mundial. La influenza terminará por agravar la situación en la recta final de este fatídico 2020.

De forma temeraria, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en actuar con titubeos, indecisión, incongruencia e irresponsabilidad. Le ha faltado claridad para distinguir la letalidad del coronavirus y reconocer que estamos a sólo un escalón para llegar a los cien mil muertos, según las cifras oficiales.

Su persistente negativa a utilizar cubrebocas ha sido un factor de confusión entre la gente; su obsesión por la austeridad republicana ha provocado el desmantelamiento de las instituciones de salud; la eliminación de millonarios fideicomisos; el desabasto de medicinas y la falta de equipo de protección de médicos y enfermeras.

El inquilino de Palacio Nacional parece estar decidido a subir al ring con La Muerte. El problema es que, en esa pelea callejera, son las vidas de millones de mexicanos las que están en juego.

López Obrador cree estar bajo el asedio de las oscuras fuerzas del viejo régimen. Se equivoca flagrantemente. México y el mundo están bajo el acoso de un virus mortal e impredecible. Un virus que no discrimina edades ni condición social.

No hay justificación para continuar con el programa centinela. Es preciso aumentar el número de pruebas de COVID-19 y darles un seguimiento puntual a los contagios. Resulta impostergable aplicar medidas disuasivas para evitar que el fervor católico y el cansancio de la gente se conviertan en un pretexto para relajar el confinamiento.

Por si fuera poco, López Obrador se niega a reconocer la crudeza de la crisis financiera que se profundizó con la pandemia. Los principales indicadores internacionales señalan un escenario económico marcado por la incertidumbre y la falta de confianza.

Signum Research tiene el pronóstico más pesimista y prevé una contracción del 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El propio Banco de México anticipa una caída de entre 8.8 y 12.8 por ciento, mientras la Secretaría de Hacienda estima que la economía mexicana se puede contraer entre 7 y 10 por ciento.

Ocho meses después del inicio de la pandemia, más de un millón de mexicanos perdieron sus empleos formales y, lo que es peor, casi 100 mil perdieron la vida. No obstante, el gobierno de la 4T se empeña en mantener la misma receta, arriesgando la vida y la salud de la población y siguiendo el camino suicida de la recesión económica, el desempleo y la pobreza.

Ya no hay lugar para rifas del avión presidencial, largas misivas para conseguir la repatriación del Penacho de Moctezuma, apuestas sobre la Serie Mundial de Béisbol, ni lamentos por las críticas de la prensa. Se acabaron los distractores, quejas, clases de historia ni figuras retóricas. Ahora toca gobernar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una responsabilidad histórica, que no admite pretextos, burlas ni omisiones. Los errores de un gobernante son crímenes de Estado.

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado