Hannia Novell
presidentes_municipales_piden_recursos_palacio_nacional_mr_notas_260919.jpg
Foto: TW @israellorenzana

Municipios en crisis

Lun 30 Septiembre 2019 02:00

La violencia, inseguridad, desempleo y los servicios de agua potable, drenaje y salud, así como los graves problemas de infraestructura carretera tienen en jaque a los 2 mil 457 municipios que hay en todo el país.  

Los municipios están en crisis y es la población la que sufre los estragos de los errores administrativos y los despojos provocados por las administraciones anteriores. La gente vive en un infierno. 

Los policías municipales coludidos con el crimen organizado, cómplices de extorsiones, secuestros y constantes balaceras, son un foco rojo que ha perdido toda proporción. La vida de los pobladores pende de un hilo.

La falta de agua potable y los graves problemas de drenaje relacionados con la construcción irregular de viviendas y la falta de planeación de las ciudades, podrían convertirse en un explosivo problema de salud pública.  

Los caminos y carreteras se hallan en un estado deplorable. Como si el tiempo no hubiese transcurrido, hay parajes que parecen postales de la época revolucionaria. Pero no son fotografías color sepia, son realidades que mantienen incomunicadas a miles de personas, con la necesidad de caminar largas horas para acudir a la escuela, a un consultorio médico, a un mercado.

Qué decir de los problemas de alumbrado, pavimentación y recolección de basura. Ni hablar de la falta de incentivos para reactivar las economías de los municipios y de los crecientes niveles de desempleo.

Las arcas públicas están vacías y la gobernabilidad municipal está en juego. Pero no hay dinero que alcance para cubrir las necesidades básicas de una población ávida de mejorar sus condiciones de vida y que creyó en las promesas electorales de un candidato que hoy, como Presidente de la República, ha olvidado.

En el paquete económico que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso de la Unión, el Jefe del Ejecutivo decidió descentralizar recursos, dejando en el abandono a estados y municipios.  

La fórmula que contempla el Presupuesto de Egresos para 2020 otorga el 80 por ciento de los recursos para la Federación, el 16 por ciento a las entidades y sólo el 4 por ciento a los municipios.

La discrecionalidad es el eje de las decisiones del gobernante de Morena, quien ha preferido darle prioridad a proyectos que parecen cajas sin fondo o, simplemente, resultan frívolos e intrascendentes si se consideran las necesidades reales de la población, como el Tren Maya, la construcción del aeropuerto de Santa Lucía o el proyecto de escuelas de béisbol.

Los 100 presidentes municipales, de militancia priísta, ya han levantado la voz; buscan proporcionalidad y equidad en la distribución de recursos, transparencia y, sobre todo, eliminar la discrecionalidad y la manipulación con fines electoreros.

Los munícipes se quedaron cortos. La creación de un fondo para la infraestructura municipal será un paliativo, se requieren soluciones de fondo.  Urge una reforma hacendaria que acelere el crecimiento y la estabilidad económica, garantizando a todos los mexicanos, una red de protección social.