Juan Pablo de Leo
candidatos_jp.jpg
Las sumas y restas de candidatos al arranque de campañas
Mié 04 Abril 2018 03:00

Aunque llevamos prácticamente un año en campaña electoral no oficial, el primer minuto del viernes 30 de marzo dio inicio la competencia por la Presidencia de la República. Los cuatro contendientes iniciaron a diferentes horas y espacios sus campañas pensando en el primer planteamiento político-estratégico que querían imprimirle a su campaña. Más allá de las razones simbólicas por las que eligieron las regiones para el banderazo de salida, los números que buscan como mínimo para contender por la Presidencia están empujando las tácticas de los equipos en esta primera etapa de la elección. 

Según diferentes notas publicadas por este mismo medio, los partidos políticos y los precandidatos hacen sus cálculos y proyecciones sobre cuántos votos obtendrán el 1 de julio. La tarea no será sencilla; Andrés Manuel López Obrador apuesta por conquistar el norte del país; José Antonio Meade intenta desmarcarse de los escándalos de presunta corrupción que involucran a figuras del PRI; y Ricardo Anaya trata de superar las acusaciones de lavado y mantener la unidad en la coalición Por México al Frente. En ese sentido, desde 2014, el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, declaró con frecuencia que la meta para los comicios de 2018 son 30 millones de votos, el doble de los que obtuvo en las elecciones de 2012, cuando registró 15 millones. La idea de los 30 millones la presumió en noviembre de 2017 y recientemente la repitió durante un evento en Monterrey, Nuevo León. 

El inicio de campaña de Andrés Manuel en ese sentido no oculta su principal estrategia: La clave será el norte del país, donde Clouthier y Alfonso Romo tienen relación con importantes grupos empresariales. Con esto, López Obrador busca revertir los efectos de la poca presencia de Morena en esa zona. La apuesta es ganar 2018 de la mano de los empresarios y del norte.

Para José Antonio Meade, la posibilidad de triunfo está en su coordinador Aurelio Nuño, que asegura que si López Obrador va por 17.5 millones, ellos conseguirán más: “Nosotros vamos por más de 20 millones”. En sintonía con Nuño, el dirigente nacional del tricolor, Enrique Ochoa, señaló que, con esos votos, se dará certeza y se evitará un conflicto postelectoral. Los nuevos cálculos del PRI apenas se alejan de los 19 millones de votos cuando hizo alianza con el Partido Verde.  

Para Ricardo Anaya, la estimación de un triunfo pasa por los 21 a 23 millones de votos. La alianza con el PRD y sobre todo con Movimiento Ciudadano le podría generar un buen número de votos adicionales. En la revisión de 2012, se debe mencionar que el PAN conquistó 12 millones 786 mil votos, sin alianzas.

Según las últimas encuestas, el único que se encuentra dentro del número objetivo para un triunfo es Andrés Manuel, quien inicia la campaña siendo suya para perder. El gran mito sobre el techo de su crecimiento comienza a derrumbarse con encuestas que lo muestran en franco crecimiento. Para Anaya y Meade la estrategia está en encontrar la manera para atacar y defender, pero seguir creciendo. Margarita por su parte se convierte poco a poco en factor que podría inclinar la balanza hacia uno u otro proyecto, quitando votos y eventualmente, sumando para el proyecto propio.